La Dignidad

Inteligencia Familiar

Omar Zárate y Vicky Ordaz

Alguna vez mi hijo me preguntó qué era la dignidad humana, y lo primero que pude mencionar fue que la dignidad humana consiste en que todos, como seres humanos, somos valiosos y únicos, por lo que merecemos respeto, y que no existen personas ni de primera, ni de segunda. Todos, absolutamente todos somos iguales, no importa la condición económica, social o cultural, si eres blanco o moreno, si eres alto o de baja estatura. Sin embargo, aclaro, vivimos en un mundo que ha clasificado a las personas, una sociedad discriminante e incluso injusta, por lo que todavía falta mucho por hacer. Al buscar en el diccionario el concepto de dignidad humana encontré lo siguiente, “La dignidad es el respeto consigo mismo y con las demás personas.”

Sin embargo, creo que también es justo reflexionar si como mexicanos nos indigna la pobreza extrema en la que viven millones de mexicanos. El INEGI y el Coneval, ofrecen estas cifras, 53 millones de mexicanos viven en la pobreza y 11.7 millones en condiciones de pobreza extrema que tienen de tres a más carencias en servicios como salud, alimentación o vivienda.En cuanto a la violencia ¿Nos indignan las muertes y ejecuciones que siguen marcando a nuestro país como un lugar violento? Tan solo en el Estado de México en los primeros 24 días del año, se han registrado 72 homicidios al estilo del crimen organizado. ¿No será indignante el saber que muchas mujeres son golpeadas, maltratadas e incluso asesinadas todos los días? Un total de 1,728 mujeres fueron asesinadas entre enero de 2009 y junio de 2010 en dieciocho de los 32 estados de México, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos.Por si fuera poco,¿No nos indignará la corrupción en la que vivimos, en donde como país,el índice de percepción de corrupción nos ubica en el lugar 98, según Transparencia Internacional? Y para estar a tono a estos días  ¿No será motivo de preocupación e indignación la cifra alarmante de hombres y mujeres pobres encarceladas injustamente y que no tienen la menor posibilidad de salir porque se han olvidado de ellos?

Hay tantas cosas por las cuales deberíamos estar indignados pero no entendemos lo que sucede. En España hay un movimiento muy fuerte de miles de personas que se hacen llamar los indignados y que han puesto a temblar a sus gobernantes por la grave situación económica que están sufriendo de hace algunos años, todo esto sin mencionar a Grecia, Portugal, Italia y con el riesgo de contagiar a Francia y Alemania. Pero en México nos hemos acostumbrado a ver cada situación anómala todos los días que mejor nos da risa o lágrimas de indignación. La dignidad comienza por el respeto a nosotros mismos  y por consiguiente en nuestro entorno social y hasta ecológico. Nuestros hijos, deben saber qué es lo que engrandece al hombre y qué es lo que lo devalúa. Buscar la dignificación del hombre, estimados amigos, es tarea prioritaria, no a través del discurso, ni en la fotografía, ni en un escrito como el presente, sino en la construcción vivencial de hombres y mujeres dispuestos a cambiar esta sociedad.