Foto: Max Núñez
Foto: Max Núñez

Por Oscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- Un juez local dictó auto de formal prisión en contra de Lenin Carballido Morales, el presidente municipal electo que fingió su muerte para evitar ser procesado por el delito de violación tumultuaria, haciendo valer un acta de defunción apócrifa.

El implicado fue capturado días después de recibir su constancia de mayoría como alcalde electo del municipio indígena de San Agustín Amatengo, amparado en la coalición electoral construida por los PRD, PAN Y PT, quienes se deslindaron de su postulación.

El juez primero penal, determinó que Lenin Carballido Morales, es responsable de los delitos de falsedad de declaraciones, uso de documentos falsos y violación de otras garantías.

Al vencer el término constitucional y luego que la defensa solicitara la ampliación para aportar pruebas, el juzgador analizó las pruebas existentes dentro del expediente, por lo que decidió valer el encarcelamiento del implicado.

Lenin Carballido se encuentra privado de su libertad desde hace una semana en la penitenciaria de Santa María Ixcotel, luego de ser capturado por las fuerzas especiales de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) dependiente de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), que lo ubicaron escondido en una casa particular ubicada en una colonia popular.

El Procurador de Justicia, Manuel de Jesús López, solicitó mediante el agente del ministerio público adscrito al juzgado, declarar como reo peligroso al imputado, una vez que se sigue en su contra un delito grave que no alcanza fianza, como lo es la violación tumultuaria, delito que intentó evadir valiendo un acta de defunción falsa, expedida por un oficial del Registro Civil local, quien también se encuentra preso.

De acuerdo con el juzgado primero penal, Lenin Carballido no  solicitó dentro del término que otorga la ley los elementos suficientes para argumentar su defensa.

Apenas el miércoles pasado, el alcalde electo de Amatengo salió a la rejilla de prácticas para rendir su declaración preparatoria, declarándose inocente de cargos, advirtiendo que su detención forma parte de una “venganza de orden político”.

“No quiero que me tomen fotos, porque no soy un delincuente, soy inocente y lo voy a demostrar. Yo jamás le he hecho daño a nadie y mucho menos violarla”, afirmó.