Se inaugura “Ofrenda a la Cosmogonía Zapoteca”, en la capital del país

* La muestra está dedicada al pintor Rufino Tamayo, al escritor Andrés Henestrosa y al músico Álvaro Carrillo.

Ciudad de México DF.- En el Atrio del Templo de San Francisco, ubicado en el Andador Madero de esta ciudad, se inauguró la “Ofrenda a la Cosmogonía Zapoteca”, con motivo de las fiestas de “Todos Santos”.

En el acto inaugural, el representante del Gobierno del Estado de Oaxaca en el Distrito Federal, Hugo Félix Clímaco, señaló la importancia de promover la riqueza cultural oaxaqueña en el Centro Histórico de la capital del país, que a diario recibe a cientos de miles de visitantes.

En tal sentido, agradeció la invitación por parte de la Fundación Carlos Slim y de la Fundación del Centro Histórico, para realizar este altar tradicional que muestra los elementos típicos con que los oaxaqueños celebran el retorno de sus fieles difuntos.

Asimismo, el representante del Gobierno oaxaqueño citó los versos del poema “Guendanabani Xhianga Sicaru”, para recordar que los oaxaqueños celebran la vida en la misma medida que honran la memoria de quienes han partido de este mundo.

En su oportunidad, Cristina Pandal, coordinadora del Programa de Cultura y Tradiciones de la Fundación Carlos Slim, celebró la realización de esta muestra cultural conjunta, en la que se reúne el colorido de las flores de cempasúchil en una ofrenda dedicada al pintor Rufino Tamayo, al escritor Andrés Henestrosa y al músico Álvaro Carrillo, oaxaqueños de talla universal.

Comentó que para su Fundación es un privilegio colaborar con el Gobierno del Estado de Oaxaca en la promoción cultural que muestre las tradiciones del estado en espacios accesibles para la gente.

Durante el evento los asistentes degustaron parte de la gastronomía típica oaxaqueña, como los tamales de mole, el chocolate y el pan de muerto.

Además, la Banda Laá, del maestro Benjamín Pioquinto, ejecutó canciones emblemáticas para los oaxaqueños como el “Dios nunca muere” y la “Sandunga”, mientras que el grupo de danza “Donají”, con un cuadro del Istmo de Tehuantepec, amenizó la convivencia para el público capitalino.