* El legislador priista rindió protesta como presidente de la Junta de Coordinación Política; “contribuiremos al desarrollo de Oaxaca”, señaló

Oaxaca, Oax.- La Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado será una instancia institucional de concertación de acuerdos y construcción de consensos entre las distintas fuerzas parlamentarias, buscando siempre los puntos de equilibrio que mejor sirvan a Oaxaca y a los oaxaqueños.

Así lo expresó el diputado de la fracción parlamentaria del PRI, Alejandro Avilés Álvarez, luego de rendir protesta como presidente de la Junta de Coordinación Política de la LXII Legislatura estatal en el primer año de ejercicio legal.

En entrevista realizada en este marco, el también coordinador de la fracción priista señaló: “lejos de posturas facciosas, privilegiaremos en todo momento el diálogo y la negociación para que Oaxaca tenga las leyes y reformas que reclama su modernización, su crecimiento  y su desarrollo”.

Aseguró que al interior de la Junta de Coordinación Política no pueden prevalecer actitudes partidistas ni sectarias, mucho menos desde su presidencia, por ello, desde este importante órgano parlamentario de gobierno “vamos a escuchar todas las voces y a buscar siempre los acuerdos para que al final, quien resulte beneficiado sea el pueblo de Oaxaca, un pueblo que está esperando una legislatura responsable, un Congreso que responda con oportunidad a sus urgentes y crecientes demandas”.

Luego de que el presidente de la Mesa Directiva, Jesús López Rodríguez, les tomara la protesta a los integrantes de la Junta de Coordinación Política, Anselmo Ortiz García, del PRD, y Antonia Natividad Díaz Jiménez, del PAN, Avilés Álvarez dijo que la pluralidad fue un mandato claro de los oaxaqueños al no haber dado mayoría absoluta a ninguna fuerza política, por lo que se tendrá que dialogar y negociar de manera permanente para que esa pluralidad no se traduzca en parálisis legislativa, sino en equilibrio dinámico, en productos legislativos consensuados que sirvan a las ocho regiones del estado.

Recalcó que esa será justamente la línea de trabajo en la Junta de Coordinación Política, dijo, buscar los puntos de encuentro y conciliación entre todas las fuerzas políticas, para que las tareas legislativas transcurran con fluidez y puedan procesarse oportunamente los acuerdos que más tarde se traduzcan en leyes y reformas, ya en el pleno de diputados.

De lo que se trata es de que el Poder Legislativo de Oaxaca, sin renunciar a su papel de órgano fiscalizador y contrapeso eficaz del poder Ejecutivo en nuestro modelo constitucional de división de poderes, sea un factor decisivo para pavimentar la marcha del estado hacia su desarrollo pleno, un ritmo que debe acelerarse, “pues hasta ahora sólo se han estado administrando las contingencias”, concluyó.