Tributo a Santa Cecilia en el órgano más antiguo de Oaxaca

* Este viernes, a las 20 horas, la ‘Patrona de los músicos’ será homenajeada con un inigualable concierto en Basílica de Nuestra Señora de la Soledad. El acceso es gratuito

Por primera vez, el órgano barroco más antiguo de Oaxaca sonará para rendir un tributo  a la ‘Patrona de los músicos’; será este viernes 22 de noviembre,  día que se celebra a Santa Cecilia, cuando las puertas de la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad se abrirán gratuitamente, a las 20 horas, para que los amantes de la música  hagan vibrar su corazón.

Los organistas Cecilia Winter y Joel Vásquez interpretarán  un  espectacular programa de obras de diversos compositores de los siglos XVI al XVIII, ejecutados en un instrumento, cuya caja está ricamente tallada y adornada con policromía y fechada en 1686, lo cual lo convierte en el órgano tubular más antiguo de Oaxaca.

Las notas musicales que nos remontarán a siglos pasados, se dispersarán a través del Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca (IOHIO),  que dentro de sus acciones permanentes, busca que los instrumentos restaurados se toquen y se conserven. Y también, que los instrumentos estén protegidos, conservados y documentados.

Durante el magno concierto, el público asistente podrá apreciar de cerca  las ejecuciones de los organistas, a través de una pantalla que será colocada en la parte baja del templo, ya que el órgano barroco se localiza en lo alto del coro.

La velada musical, dará inicio con la ‘Sonata de clarines’ de Antonio Soler (1729-1783); posteriormente, la exquisitez  de la ‘Partita sobre el Aria de la Folia de España’, pondrá de manifiesto la expresión musical de  Bernardo Pasquini (1637-1710).

‘Tres glosas sobre el canto llano de la Inmaculada Concepción’  compuesta por Francisco Correa de Arauxo  (1584-1654), provocará un espacio espiritual en el templo que resguarda una de las imágenes católicas más arraigadas en la identidad oaxaqueña: La Virgen de la Soledad al Pie de la Cruz.

En el programa, sobresalen los versos del séptimo tono del “Cuaderno de tonos de maitines de Sor María Clara del Santísimo Sacramento”, que datan del siglo XIX. En este recital, también se escucharán las notas de Johann Sebastian Bach y Johann Kaspar Kerll.

– Un coloso musical

El antiguo órgano tubular de la Basílica de Nuestra Señora de la Soledad cuenta con cinco torres redondas y un perfil que incluye las «caderas» añadidas a los dos lados, típicas de los instrumentos oaxaqueños. Las partes mecánicas son posteriores y son resultado de una reconstrucción total del interior del instrumento en el siglo XVIII.

En un inventario del año de 1776 de los bienes de la iglesia, se encuentra una referencia a cuatro figurillas de ángeles colocadas encima de las cuatro torres laterales del órgano y el arcángel Miguel en el remate de la torre central.

En cuanto a las dimensiones de la caja y de su adorno, se parece al órgano de Yanhuitlán, que se supone fue construido más o menos en la misma época. El color blanco de los tubos no es su verdadero color, sino una pintura protectiva para conservar la policromía floreada abajo hasta el día que pueda ser restaurada.

El órgano fue colocado originalmente en un balcón al lado izquierdo del transepto con sus tres fuelles en un cuartito atrás. Fue subido al coro alto en donde se localiza actualmente en el año de 1908, bajo la supervisión del organero alemán Fritz Kurtz de la Casa Wagner & Levien de México.

El órgano fue restaurado en 1997-98, bajo la supervisión del organero holandés Pieter Visser con la asistencia del Mtro. Ignacio Zapata. Para conocer más de este órgano y los que están documentado en el estado de Oaxaca puede consultar el sitio web: http://www.iohio.org