En Oaxaca la ley no se negocia ni está sujeta a acuerdos políticos: Gabino Cué

* Se hará uso de la fuerza pública cuando se atente contra el patrimonio y la integridad física de las personas, afirmó el mandatario.

* El movimiento de los normalistas se fue radicalizando hasta cruzar la línea de la tolerancia y la prudencia.

En esta administración la Ley no se negocia, ni está sujeta a un acuerdo político, por lo que se hizo necesario el uso de la fuerza pública ante las acciones de un grupo de estudiantes normalistas que cruzaron –lamentablemente- la línea de la tolerancia y la prudencia. Ante ello,  el Gobierno de Oaxaca está obligado a salvaguardar el estado de derecho y la integridad física de la sociedad.

En entrevista colectiva y después de poner en marcha la Campaña de Canje y Registro de Armas de Fuego 2014, el mandatario oaxaqueño aseveró que su administración mantiene como divisa invariable la tolerancia, el diálogo y el respeto a la libre manifestación de las ideas de todos los sectores de la población. Sin embargo manifestó enfático que su Gobierno actuará con toda firmeza cuando se ponga en riesgo la gobernabilidad y la integridad física de las personas.

Durante su entrevista, Cué Monteagudo señaló que con el paso de los días y al no encontrar una respuesta favorable del Gobierno de Oaxaca para el otorgamiento automático de plazas a egresados de las normales, el movimiento de los estudiantes se fue radicalizando hasta cruzar la línea de la tolerancia y la prudencia, lo que obligó al Gobierno a emplear la fuerza pública ante un movimiento que perdió coherencia y dirección, lo que hizo necesaria la intervención de la Sección 22 del magisterio oaxaqueño para distensar el  conflicto.

Aunque aclaró que la interlocución y dialogo con normalistas y el gremio magisterial continua vigente, el Gobierno de Oaxaca mantiene firme la decisión de actuar conforme a la legalidad y de conformidad a la construcción de una nueva ley educativa que armonice las particularidades de los procesos de aprendizaje de Oaxaca con el mandato de la Constitución General de la República.

Durante este proceso, el Gobierno está obligado a preservar la paz y la estabilidad de la sociedad oaxaqueña, por lo que actuara en firmeza frente a los actos vandálicos que pudieran sobrevenir en la entidad, añadió.

Enfatizó que luego de haber ejercitado el diálogo y la conciliación con los grupos inconformes, el Gobierno se vio obligado a desplegar un operativo de seguridad publica en los términos que marca la ley que regula el uso de la fuerza.

“El Gobierno lo hará siempre cuando se presenten estas situaciones, pero siempre se apostará en primer término al dialogo y concertación como principal premisa de un gobierno democrático”, finalizó.