Registro Civil legitimó la unión de 5 mil parejas en la entidad

*  Brinda certeza jurídica a cerca de 2 mil hijas e hijos de los nuevos matrimonios.

* El matrimonio implica un compromiso de equidad y justicia: Clarivel Rivera Castillo.


La Directora del Registro Civil, Clarivel Rivera Castillo, informó que en el marco del programa “Febrero, mes del amor y el matrimonio”, se legitimó a 5 mil parejas en toda la entidad y otorgó certeza jurídica a cerca de 2 mil hijas e hijos de los nuevos matrimonios, durante las bodas colectivas realizadas en toda la entidad.

“Este programa fortalece la vigencia de la familia, se inscribe en la perspectiva de la defensa de los derechos humanos y equidad de género en el estado. Para el Gobernador Gabino Cué Monteagudo, las garantías individuales son un pilar fundamental que posibilita la participación ciudadana en las decisiones del gobierno y exige el respeto a la suprema dignidad de las personas”, puntualizó la funcionaria estatal.

Rivera Castillo indicó que las parejas, al legalizar su unión, fortalecen la institución de la familia, célula básica de la organización social, fundamental para la enseñanza, fomento y transmisión de valores.

En este sentido, enfatizó que a partir de 2014, derivado de las reformas al artículo 147 del Código Civil -vigente a partir de diciembre del 2013- se establece  que para contraer matrimonio, tanto el hombre como la mujer,  necesitan haber cumplido 18 años de edad.

La nueva disposición jurídica, considera que el matrimonio a edad temprana, principalmente en las mujeres, niega el derecho a la infancia e interrumpe su educación, limita sus oportunidades de vida y aumenta el riesgo de ser víctimas de violencia, poniendo en peligro  su salud o su vida.

Por lo anterior, la política de equidad de género –agregó Rivera Castillo- es una visión presente en todas las esferas de la gestión pública estatal, alienta la participación de las mujeres en los sectores privado y público, fortalece su autonomía, combate el sometimiento y la violencia que se ejerce contra ellas.

De esta manera, las mujeres, se integran en un plano de igualdad a la sociedad conyugal, al ámbito equitativo y leal de la familia, que es el lugar solidario donde se trata a la persona “por lo que es, no por lo que tiene”, finalizó.