Foto: Agencia Quadratín
Foto: Agencia Quadratín

* Por el momento no hay intención de suspender las clases, por el respeto al acuerdo firmado con los padres de familia, aseguró Francisco Villalobos, secretario de Organización del gremio.

Por Oscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- La Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) reconoció que pese a los avances “mínimos” en las mesas de negociación, tanto con el gobierno del estado como con la Secretaría de Gobernación (Segob), no se descarta que estalle un paro indefinido para exigir  el cumplimiento a su pliego de peticiones, donde como primer punto se plantea la derogación de los artículos 3ro. y 73 de la Constitución,  reformados y  promulgados por el presidente Enrique Peña Nieto.

Este jueves concluyeron los foros de consulta sectorial hacia una Ley Estatal de Educación, de los cuales derivará la iniciativa de ley a presentar a los poderes Ejecutivo y Legislativo. En el Centro de Convenciones Monte Albán fue celebrado el foro de clausura de estos encuentros.

El secretario de Organización de la gremial, Francisco Villalobos Ricárdez, aceptó que hay avances “mínimos” en las primeras mesas de diálogo sostenidas con las autoridades. Faltando aún, dijo, por concretarse los términos, las temporalidades y  los procedimientos de los mismos, “porque no sabemos cómo se va aplicar lo que ya acordamos y bajo qué esquema se va a operar, lo que sin duda tendrá que ser parte de la discusión para definir una agenda y una ruta de trabajo”.

Detalló que entre los puntos de avance se encuentra el reconocimiento del gobierno estatal y federal a las conquistas ganadas por el magisterio, particularmente de la gremial afiliada a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en sus 32 años de lucha social en Oaxaca. Además de mantener vigentes los logros sindicales.

“…Lo que está pendiente por definir es cómo se va a permitir el respeto de estas conquistas laborales ganadas, pero una vez que lo tengamos de una manera definida, concreta y concisa, será que podamos hablar de avances sustanciales” expuso.

Este jueves se discutieron en dos mesas paralelas las prestaciones del ISSSTE (La atención médica y la dotación de créditos de vivienda), y el tema del normalismo, donde para el caso Oaxaca se está exigiendo la entrega de mil plazas automáticas de docentes y la convocatoria para el nuevo ciclo escolar en las 11 normales regionales bilingües.

Villalobos Ricárdez advirtió que de no lograrse una definición concreta del gobierno al respeto de estas conquistas y derechos laborales ganados por la gremial, se determinarán acciones más contundentes para exigir su puntual y cabal respeto., “como podría ser la determinación de nuestra asamblea para estallar un paro indefinido de labores”.

Mencionó que la gremial se encuentra agotando la ruta política, acompañada de la vía jurídica y pedagógica, no descartando como última opción la movilización y la presión social para lograr respuesta a sus planteamientos.

Dejó  claro que por el momento no hay intención de suspender las clases, por el respeto al acuerdo firmado con los padres de familia para recuperar los contenidos educativos que se perdieron en el año escolar, tras la movilización del 2013.

“Estamos trabajando para fortalecer nuestra labor como maestros y nuestra relación con los padres de familia, quienes buscamos se conviertan en nuestros nuevos aliados para la lucha que sigue” señaló.

Etapa de reorganización y reservando fuerza para cuando sea necesario

Con respecto a las críticas que hablan de una gremial diezmada, disminuida, el secretario de Organización de la Sección 22, afirmó que su movimiento se encuentra en una fase de reorganización, reservado y administrando fuerzas de movilización y el capital político para la hora que sea necesario.

“Ahora tenemos nuevos aliados con la nueva coordinadora  democrática de padres de familia y el Frente Único de Lucha por la reconstrucción de la APPO, que aglutina a más de 20 organizaciones aliadas”, refirió.

Afirmó que la Sección 22 se encuentra “más unida y fortalecida que nunca”, y la prueba fueron sus últimas movilizaciones y las medidas de presión que ha ejercido, enfatizó.