Ley Estatal de Educación, un debate imprescindible

Profesor Azael Santiago Chepi, ex dirigente de la Sección 22.

En la antesala de la discusión que deberá darse en torno a la aprobación de la Ley Estatal de Educación resulta necesario realizar un análisis responsable sobre la propuesta de iniciativa de Ley Estatal y sus alcances. Sin lugar a dudas la educación requiere de una transformación que debe incidir en todos los aspectos.

Al revisar el documento que contiene la propuesta de Iniciativa de Ley Estatal de Educación resultado de 37 foros, con la participación de autoridades municipales y educativas, funcionarios públicos, trabajadores de la educación y en muy pocos casos Diputados, foros en donde se analizó, discutió y se hicieron aportaciones, es de reconocer el esfuerzo realizado por la comisión redactora para establecer y sistematizar el contenido de los 37 foros hacia la nueva Ley Estatal de Educación, su contenido establece disposiciones innovadoras, de avanzada, en términos de progresividad del derecho humano a la Educación.

Contrario a lo que la mal llamada reforma educativa contempla, la propuesta establece circunstancias de índole pedagógica, una forma de mejorar la educación de los niños, niñas y adolescentes con una perspectiva de nuestros pueblos originarios ponderando sus principios básicos, recupera a la educación como un instrumento de transformación social que sin duda alguna forman parte de un nuevo modelo educativo; planteamientos que el movimiento magisterial Oaxaqueño a partir del 2008 se dio a la tarea de plasmar en la construcción del Plan para la Transformación Educativa de Oaxaca, propuesta que con alegría observo fue retomada.

Se trata entonces de una nueva Ley Estatal de Educación, no de una ley que frene, que haga frente o que limite los efectos y planteamientos de la mal llamada reforma educativa, esas circunstancias deben quedar claras a las bases magisteriales, la Ley Estatal de Educación no plantea mecanismos que hagan frente a la esencia de la mal llamada reforma educativa, es decir, al aspecto administrativo laboral, en los cuatro ejes que propone el nuevo artículo tercero constitucional, el ingreso, la permanencia, la promoción y el reconocimiento, así como el establecimiento del servicio profesional docente y las consecuencias que dé él se derivan en relación con otras leyes y acuerdos expedidos exprofeso para ese fin.

La realidad para el movimiento magisterial en este momento es, la existencia de la mal llamada reforma educativa, (administrativo y laboral) que se aplicara a todos los trabajadores de la educación en los términos que se ha dictaminado en el artículo tercero constitucional y en la Ley General del Servicio Profesional Docente, la Ley Estatal de Educación que se propone no contempla el establecimiento de parámetros, perfiles y criterios para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia de los docentes que son necesarios en el contexto de nuestro Estado, así mismo el sistema estatal de evaluación debe establecerse como un mecanismo que lo coloque como un sistema de avanzada, que responda a las necesidades de nuestro Estado, si de verdad, existe un compromiso con la educación por parte de La autoridad Educativa y Representantes Populares, la Ley tendrá que ser de avanzada en todas sus temáticas, si resulta así, esta será en todos los aspectos más garante, sería entonces una norma que constitucionalmente no podría ser refutada, por ello es necesario argumentar la propuestas con la finalidad de encontrar alternativas que incidan para evitar o prevenir que los efectos que generará la mal llamada reforma educativa resulten lo menos dañinos para los trabajadores de la educación, no tener propuesta significa tácitamente su aplicación sin ningún tipo de limitante para algunos y para otros la perdida de la posibilidad de trascender en el tema educativo.

Ahora bien, tomando en cuenta lo siguiente: El proceso legislativo le corresponde al pleno de la Cámara de Diputados, quienes tienen la obligación de legislar con base en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, Cámara de Diputados en donde convergen distintos partidos políticos, y que existen varios proyectos de iniciativa de Ley Estatal de Educación, el Gobierno Federal tiene un interés expreso en que la reforma educativa se aplique en todo el país.

Ante ello visualizar escenarios resulta necesario.

  1. Si la iniciativa presentada por la Sección 22 y el Ejecutivo Estatal, se consolida y se establece como la Nueva Ley Estatal de Educación, entonces los planteamientos del Plan de Transformación de la Educación de Oaxaca estarán comprendidos en la nueva ley, sin que ello constituya una limitante a la reforma educativa pues no es una armonización.
  2. Si la iniciativa de la LEE se aprueba con agregados o cambios realizándose de alguna forma la armonización en temas como lo administrativo, laboral y los cuatro ejes que propone el nuevo artículo tercero constitucional, ingreso, permanencia, promoción y reconocimiento, así como lo relativo al servicio profesional docente, bajo los criterios que los Diputados establezcan pueden ser en tres vertientes: a).- En términos estrictamente apegados a la reforma, b).- En términos diferenciados, con matices, y/o c).- En términos de transgresión o excesos.

Ambos escenarios son permisibles, pero en ambos se estará aplicando la reforma constitucional en uno tácitamente por omisión de la ley y en el otro expresamente por disposición expresa de la ley; en ambos habrá consecuencias: el primer escenario es previsible que el Gobierno Federal impugne la LEE como ya lo ha realizado en contra de otros Estados, a través de la Controversia Constitucional, circunstancia que resultaría forzosamente en el mandato judicial de armonizar la LEE a la reforma constitucional. En el caso del segundo escenario, si la LEE trasgrede los derechos de los trabajadores de la educación en los mismos términos que la reforma contraviniendo otras disposiciones constitucionales, también podría ser motivo de una controversia constitucional.

No serán fáciles los próximos días, para el Gobierno Estatal, el Congreso y el Magisterio, habrá que tomar las mejores decisiones, aquellas que ponderen la educación en el Estado, por ello los diputados deben aprovechar la oportunidad para dar el paso de trascender y posibilitar una mejor educación para Oaxaca, cuidando ponderar en la misma forma los derechos de los trabajadores, generando un esquema que permita que lo administrativo y laboral de la reforma no perjudique los derechos que los trabajadores ya tienen adquiridos, realizando desde su hacer legislativo un control de constitucionalidad de sus propios actos.

Un llamado al gremio magisterial para prepararnos y enfrentar cualquier escenario con responsabilidad, necesario tener en cuenta que nuestra lucha es y seguirá siendo la defensa de la educación pública y la defensa de nuestros derechos como trabajadores de la Educación, en eso que quede claro, no claudicaremos en Oaxaca.