* Familiares exigen que se reanude el apoyo para la búsqueda

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- El Instituto Estatal de Protección Civil de Oaxaca (IEPC) y la Secretaría de Marina determinaron suspender la búsqueda institucional de los cuatro pescadores desaparecidos, argumentando que tal vez ya fueron rescatados por alguna embarcación internacional.

Aunque no descartan que hayan muerto, una vez que el periodo máximo de supervivencia en altamar es de ocho días.

El vocero del Instituto Estatal de Protección Civil de Oaxaca, Luis Velasco, detalló que las labores de localización de los pescadores estará a cargo sólo de sus familiares.

“Las instituciones ha cumplido con su deber y alcance de esta búsqueda que se prolongó hasta 15 días y que alcanzó 500 kilómetros del litoral del Pacífico, desde el estado de Oaxaca hasta las costas de Guerrero, y nos hemos localizado algún sobreviviente, sólo restos de la embarcación a 38 millas náuticas de la Costa de Guerrero”.

Mencionó que se hicieron valer todos los protocolos existentes utilizado desde aeronaves hasta barcos oficiales.

Dijo que no se descarta que tal vez los cuatro pescadores lograron ser rescatados por alguna embarcación internacional, que los pudo haber llevado a su territorio.

En caso de que tal situación haya ocurrido, esperan que en breve se podría tener alguna notificación oficial a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

“Nosotros no podemos declarar que estén muertos, su estatus es de extraviados, solamente que ya venció el plazo de búsqueda institucional”.

Sin embargo, un grupo de familiares de los náufragos protestó en las oficinas de la Capitanía de Puerto, en Puerto Escondido, para exigir que se reanude el apoyo para la búsqueda.

El pasado 28 de septiembre a bordo de la embarcación “Esmeralda”, los pescadores José Rodríguez Santos, Bernardo Carmona Salinas, Juan Antonio Ruiz Vásquez y Carlos Ruiz salieron a la pesca de tiburón de la playa de Puerto Angelito -en Puerto Escondido- a pesar de la recomendación por mal tiempo.

El 2 de octubre fueron hallados un bidón y una boya; al día siguiente, una cimbra, que se presume es de la embarcación “Esmeralda” en que viajaban los pescadores.

Una semana después y tras la incorporación de una aeronave del gobierno estatal se encontraron una hielera, un teléfono celular, un bidón y una credencial de elector de uno de los náufragos, a unas 38 millas frente a Punta Maldonado, en la Costa chica de Guerrero.