Habitantes de Chichicapam insisten en destituir al edil

* Como medida de presión, bloquearon la carretera Oaxaca- Istmo de Tehunatepec, al acusar al munícipe de malversar recursos del presupuesto destinado para obras.

 

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- Un grupo de habitantes del municipio indígena de San Baltazar Chichicapam, bloqueó la carretera federal 190 Oaxaca- Istmo de Tehuantepec para exigir la destitución de su alcalde, a quien acusan de malversar recursos del presupuesto destinado para obras.

Los inconformes colocaron cordones y mantas sobre la carretera a la altura del Crucero a San Dionisio Ocotepec, para exigir la revocación del mandato del presidente municipal Carlos Vásquez Rebollar.

A penas el domingo, los inconformes irrumpieron en la sede del Ayuntamiento para expulsar al munícipe de sus oficinas, desconociéndolo y exigiendo al Congreso del Estado su revocación del puesto.

Los inconformes nombraron a 15 representantes como voceros y responsables de las negociaciones, mismos que entregaron un fajo de hojas con firmas de los pobladores a la Comisión de Gobernación del Congreso local para pedir la destitución del edil, ya que aseguran, “no ha realizado ninguna obra y sólo ha visto enriquecido su peculio personal”.

La toma de la carretera limitó la comunicación de al menos unos 20 poblados cercanos. Los habitantes atravesaron el tramo carretero a pie, cargado sus pertenencias y sus productos a expender en las espaldas.

Una comisión de funcionarios estatales dependiente de la Secretaría General de Gobierno acudió a la zona del bloqueo para lograr un acercamiento con los pobladores, a fin de despejar la carretera y permitir que su demanda se desahogue por la vía institucional.

En tanto, la presidenta de la Comisión Permanente de Gobernación de la Legislatura local, Lilia Mendoza Cruz demandó la presentación de las pruebas testimoniales por los malos manejos cometidos por el munícipe.

Detalló que una vez que se presenten las pruebas del presunto desvío de fondos se pedirá el inicio de una revisión contable de las finanzas del Ayuntamiento a través de la Auditoría Superior del Estado (ASE), a fin de que se tipifique si hay o no irregularidades, y en consecuencia proceder a la sanción correspondiente.