Sin rastros del normalista oaxaqueño desaparecido en Guerrero

* Familiares de Christian Tomás Colón esperan que retorne a su casa, en Tlacolula de Matamoros, sano y salvo.

Por Rubén Cruz

Oaxaca, Oax.- A más de dos semanas, aún no hay rastros del normalista de origen oaxaqueño que desapareció en Iguala, Guerrero, junto con otros 42 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

Christian Tomás Colón Garnica tiene 18 años de edad y es el menor de cinco hermanos; desapareció el pasado 27 de septiembre y hasta el momento no se tienen pistas de su paradero.

Su casa ubicada en la colonia Duvil, en Tlacolula de Matamoros luce desierta, ahí solo aguardan Juana Pérez y sus dos pequeños hijos en espera de buenas noticias, aunque el panorama no les parece alentador.

«Sigue igual todo, no se sabe nada hasta ahorita, es lo que me dicen, vamos a tener paciencia a ver hasta cuándo vamos a tener, saber qué fue lo que pasó con Christian», dijo Juana, familiar de Christian

Juana es cuñada de Christian y asegura que su esposo, sus suegros y el resto de sus cuñados, viajaron a Chilpancingo Guerrero para tratar de averiguar el paradero de su familiar.

Mientras las autoridades federales continúan con las investigaciones, a los familiares directos de Christian Colón ya les tomaron muestras de ADN para cotejarlas con los restos humanos encontrados en fosas clandestinas en Guerrero.

«Ya nos tomaron la pruebas de ADN, por un grupo de peritos argentinos, nos dijeron que podrían estar en dos o tres semanas, porque supuestamente esas pruebas se iban a hacer en Estados Unidos», dijo vía telefónica José Luis Colón Garnica, hermano del normalista desparecido.

El tiempo pasa y la incertidumbre invade a la familia Colón Garnica, sin embargo confían en que Christian regrese sano y salvo a su casa en Tlacolula, Oaxaca.

Por lo pronto todo lo han dejado en manos de Dios, prueba de ello es el altar que levantaron en su casa y que guarda las esperanzas de que el normalista oaxaqueño aparezca con vida.