Foto: Carolina Jiménez

* Hay libros para todos, de todos los géneros, para todas las edades y todos los bolsillos.

Agencia JM

Oaxaca, Oax.- Materialmente cercada por cientos de vendedores informales, la 34 Feria Internacional del Libro está instalada en la Alameda de la ciudad de Oaxaca, en donde hay cabida para todos; escritores, libreros, estudiantes y vendedores ambulantes.

Por su carácter de internacional que este año tiene como país invitado a Colombia, la FIL es una actividad cultural que le da proyección mundial a la ciudad de Oaxaca, sumada a la captación económica que por si sola genera con asientos de avión, cuartos de hotel, alimentación y algunos otros conceptos.

En la FIL diariamente, durante casi todo el día entran y salen miles de personas que ingresan al universo de literatura. Hay libros para todos, de todos los géneros, para todas las edades y todos los bolsillos.

Los vendedores de globos y frituras pueden entrar sin necesidad de permiso, aunque sin mucho éxito; la mayoría de los visitantes abarrotan los stands, pero pocos compran una obra, los más solamente miran títulos y hojean los libros.

El foro de los escritores siempre es concurrido y no hay motivo para no aprender algo de lo mucho que cuentan.

En la FIL está el mundo de los libros, del intelecto, la imaginación, de las grandes y buenas ideas; afuera está el mundo de las otras culturas, de las marchas y plantones, de la industria del chantaje, anarquía e ingobernabilidad.