* El prelado reprochó las pintas en el templo de Santo Domingo de Guzmán, como parte de las protestas por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

 

Por Guadalupe Espinoza Belén

Oaxaca, Oax.- El arzobispo de la Diócesis de Antequera, Oaxaca, José Luis Chávez Botello expresó que los actos de vandalismo y de violencia que realizan grupos radicales en algunos estados del país, tomando como bandera la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” en el estado de Guerrero, son totalmente condenables, y puntualizó que dichos actos deberán ser castigados.

Subrayó que quienes cometen estas acciones son personas que buscan desestabilizar al país y a sus instituciones, además de señalar que tampoco existe razón para que se realicen pintas en recintos religiosos, como lo hicieron en las paredes del templo de Santo Domingo de Guzmán.

“Son edificios que están catalogados como Patrimonio Histórico de la Humanidad y de los mexicanos, además de que es una afrenta para las personas católicas, ese no es el camino correcto, estoy de acuerdo en que existan grupos críticos, pero no ‘criticones’, se debe de construir, no de destruir”, recalcó.

Asimismo puntualizó que para seguir promoviendo la reconciliación y la paz social en Oaxaca, se acaban de consagrar un grupo de personas -entre mujeres y varones-, misioneros que llevarán este mensaje a las diferentes comunidades de la entidad.

Sobre la posibilidad de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a través del Sistema de Administración Tributaria (SAT) fiscalice las limosnas, señaló que este aún es un tema que está en análisis.

Al mismo tiempo mencionó que a partir del primero de diciembre de este año, las familias católicas realizarán un plan de trabajo para enfatizar en la reconciliación y la paz social, basándose en cuatro puntos fundamentales.

En ese sentido detalló que primero de estos ejes será asumir el reto para erradicar la violencia y la descomposición del tejido social, con oraciones que se realizarán en toda la semana. Como segundo punto los jueves de cada mes habrá una oración especial; el tercer objetivo será cultivar los valores fundamentales de la verdad, justicia, responsabilidad y diálogo, y como cuarto eje será apoyar a estos misioneros que hicieron su juramento ante la Inmaculada Virgen de Juquila, luego de su Coronación Pontificia.