* Advierten padres de normalistas que no cesarán búsqueda.

* Se enfrentan policías y jóvenes en el Zócalo de la Ciudad de México.

Agencias

Ciudad de México.- En la jornada global por el caso Ayotzinapa, familiares de los 43 normalistas y estudiantes de la Escuela Normar Rural “Raúl Isidro Burgos” encabezaron diversas marchas en la capital del país que partieron desde el Ángel de la Independencia, el Monumento a la Revolución y Tlatelolco para demandar que los jóvenes sean presentados con vida.

Al arribar al Zócalo, algunos de los manifestantes colocaron ofrendas florales y portaron pancartas en las que demandaban justicia.

A nombre de los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Felipe de la Cruz demandó la entrega de los jóvenes desaparecidos hace casi dos meses.

«No vamos a descansar hasta encontrar a los muchachos o hasta que nos los entreguen, porque estamos seguros que saben donde están. Tenemos la esperanza e ilusión de ver a nuestros 43 muchachos», expresó desde el templete instalado en el Zócalo.

Sin embargo, luego de que los padres de los normalistas de Ayotzinapa se retiraran del Zócalo capitalino, un grupo de jóvenes comenzó a lanzar bombas molotov, objetos explosivos y materiales encendidos hacia la fachada de Palacio Nacional.

Los jóvenes se colocaron a lo largo de las vallas metálicas que resguardan el inmueble y las cuales intentaron derribar, además de gritar a los uniformados.

Debido a estos hechos, decenas de policías federales realizaron un operativo para replegar al grupo de agresores, algunos de ellos encapuchados, que lanzaba cohetones y diversos objetos hacia la fachada del inmueble.

En el operativo la policía logró replegar a los manifestantes hasta la plancha del Zócalo; durante esta acción ocurrieron enfrentamientos entre los jóvenes y los uniformados.

Los inconformes intentaron evitar la acción policial lanzando vallas metálicas y algunos de los extintores que traían los elementos federales, así como diversos objetos.

Los manifestantes que permanecía en la plancha del Zócalo y que al ver la acción del grupo de jóvenes hizo el llamado «sin violencia».