Designación del árbitro electoral no debe ser disputa política: Ciro Murayama

Agencia Quadratín

Para el consejero electoral Ciro Murayama, la designación del árbitro electoral local no debe ser motivo para una disputa política.

Al participar en la conferencia «El INE y su relación con los Oples» junto con el consejero Marco Antonio Baños Martínez,  dijo que esto debe ser una decisión por componentes técnicos.

La reforma electoral, expuso, inauguró una nueva dinámica política para evitar que la designación del árbitro se hiciera una disputa política.

Aseguró que en este primer ejercicio, las decisiones estuvieron «por encima de la disputa partidista y se definió entre distintas trayectorias».

En su opinión, en el futuro debe ser menor la noticia de la selección del árbitro, porque cuando en la contienda el protagonista es el árbitro algo no está bien.

Mencionó que los partidos políticos «ninguno quedó totalmente satisfecho» con la selección de Organismos Públicos Locales Electorales (Oples).

Sin embargo, consideró positivo que los organismos acrediten su independencia de los partidos y de los poderes fácticos.

Por su parte, Marco Antonio Baños defendió los nombramientos que hizo el INE de los Oples, aunque consideró que todos los procesos son perfectibles.

Explicó que para integrar los organismos en las 18 entidades participaron 3,462 aspirantes para un total de 126 cargos.

De estos, en la primera etapa 171 personas que no cubrieron los requisitos y otros que tenían vinculación con partidos políticos.

Según los consejeros, la selección de los organismos «fue positiva» y quienes son consejeros «fueron los mejores».

La selección, dijo Ciro Murayama, fue más allá de una venta demagógica «parecían vendedores de autos».

Indicó que los criterios para seleccionar fueron el trabajo en equipo, que sean personas íntegras y que no discriminen a ninguna minoría, con estándares de la ONU.

«Hubo gente que tenía muy buena calificación, pero en esa etapa se cayó, nos querían torear, dar la vuelta», mencionó.

Informó que con ese mecanismo se eligieron al 55% de mujeres y 45% de varones, de los cuáles de 18 consejos, 10 son mujeres presidentas porque se trató de abrir más la participación de género.

En el caso específico de Oaxaca, señaló que la selección se basó en los mismos criterios y se verificó los señalamientos de vinculación partidista, que en ningún caso de los electos se configuró.