* El Zócalo capitalino fue despejado de ambulantes y manifestantes que habían amagado con impedir la celebración de la Noche de Rábanos.

 

Oaxaca, Oax.- Prestadores de servicios turísticos–hoteleros, restauranteros, taxistas, comerciantes y aseadores de calzado- manifestaron su beneplácito tras la liberación del Zócalo de la capital del estado, para llevar a cabo la edición 117 de la “Noche de Rábanos”, una tradicional festividad popular que anualmente registra un aforo de más de 100 mil visitantes nacionales y extranjeros.

El trabajador del volante, Óscar Ruiz, conductor de un taxi de alquiler, celebró que el Zócalo capitalino luzca limpio para recibir a los visitantes nacionales y extranjeros que apreciarán la creatividad de los hortelanos y floricultores de los valles Centrales, quienes hacen gala de su creatividad dando forma a los rábanos, la hoja de totomoxtle y la flor inmortal, para asombro de los miles de turistas procedentes de diversos estados del país y el extranjero, que se congregan en la capital de estado para apreciar esta tradicional muestra del folclore oaxaqueño.

Asimismo, una joven turista de 20 años de edad procedente de Tepeaca, Puebla, Claudia Rojas, expresó que cada año desde hace diez, viene con los suyos a pasar las fiestas decembrinas a Oaxaca, y en esta ocasión se percató que las jardineras no estaban adornadas con flores de noche buena como cada año.

En su oportunidad, el aseador de calzado, Bartolomé Regino de 72 años de edad, manifestó su alegría al ver que el “corazón de la ciudad” está siendo despejado. “Espero que sea de manera permanente ya que las personas que amamos Oaxaca, sabemos que el jardín es muy bonito y no se vale que se dañe por diversas expresiones sociales; la gente que toma los espacios del público no tiene ética, ni ama a Oaxaca”, dijo.

La tradicional Noche de Rábanos que cada año se celebra en Oaxaca el 23 de diciembre, tuvo su origen en 1897 y en la actualidad está considerada entre las más importantes festividades folclóricas de América Latina, además de ser un evento único a nivel nacional.

Cabe destacar que el retiro de los puestos de madera se realizó la madrugada del domingo, con el respaldo de un operativo coordinado por 450 elementos de la Policía Municipal, así como de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca y de la Agencia Estatal de Investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado, sin registrarse confrontación, ni actos de resistencia, ni detenidos.

Asimismo, elementos de la fuerza pública permanecen en las inmediaciones del Zócalo de la ciudad de Oaxaca, con el propósito de evitar la ocupación de este tradicional espacio por vendedores ambulantes.