* Después de la conmemoración del nacimiento del Niño Dios, el arzobispo de Antequera, José Luis Chávez Botello afirmó que inicia una nueva etapa en la que se tiene que trabajar por la reconciliación social, la unidad familiar y la paz.

 

Por Guadalupe Espinoza Belén

Oaxaca, Oax.- Después de la conmemoración del Nacimiento del Niño Dios, el arzobispo de Antequera, José Luis Chávez Botello afirmó que inicia una nueva etapa en la que se tiene que trabajar por la reconciliación social, la unidad familiar y la paz.

En conferencia de prensa, señaló que la Navidad “inyecta esperanza para que las cosas cambien en una sociedad llena de corrupción, violencia y fanatismos”.

Dijo que es necesario erradicar –desde los hogares– toda expresión de violencia, además de hacer oración para que exista armonía social y trabajar por la unidad y la paz en las comunidades.

El arzobispo, manifestó que la paz “es un don de Dios y la ofrece en el Niño de Belén, en donde deben estar inmersas todas las familias de Oaxaca y del país”.

Con respecto al robo de la iglesia de Ixtlán, afirmó que el sacrilegio muestra el vació de vida auténtica, el vació de valores en familias y en las escuelas. «Es una alarma, porque ni con lo más sagrado hay respeto», dijo.

Indicó que es necesario que se haga justicia, porque en la Sierra Norte el ladrón rompió puertas y se llevó las alcancías.

«Es un llamado a que la sociedad exija justicia, porque la falta de valores, impunidad y corrupción son el alimento de todo esto», anexó.

Asimismo señaló que el 2014 fue un año difícil para el país y la iglesia, a la vez que condenó la violencia, la extorsión y la muerte de inocentes.

El prelado lamentó la muerte del padre Gregorio López, de la diócesis de ciudad Altamirano, Guerrero, cuyo cadáver fue encontrado la semana pasada.

Ante estos hechos exhortó a la ciudadanía a exigir a las autoridades un verdadero Año Nuevo, “lo necesitamos todos, vamos a pedir con nuestra oración por los que han optado por la irresponsabilidad social, para que el señor los mueva y se conviertan”, apuntó.

Sobre la celebración de los Santos Inocentes, indicó que aún existen infantes que siguen sufriendo. “Hoy hay muchos Herodes que se aprovechan de los niños, incluidos los papás con los abortos”, reprochó.

En ese sentido subrayó la importancia de trabajar por la reconciliación, la familia y paz, que ayude a los gobernantes a erradicar la violencia y la corrupción.

Por último, apuntó que la familia unida en amor oxigena a la sociedad, “lo que hemos descuidado desde hace muchas décadas es lo que se ve, muchos vaciamos el sentido del regalo, que es un adelanto y hacer sentir al otro que queremos estar cerca de él y compartir la vida con él”, enfatizó.