Designan a Víctor Alonso Altamirano como encargado en la SSP

 

* Anuncia Cué que se iniciará un proceso de reestructuración en la Secretaría de Seguridad Pública.

 

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- El gobernador estatal, Gabino Cué Monteagudo aceptó la renuncia de Alberto Esteva como secretario de Seguridad Pública, y designó como interino al frente de la dependencia a Víctor Alonso Altamirano, quien se venía desempeñando como Comisionado de la Policía Estatal.

Alberto Esteva Salinas, quien fungía hasta este lunes como titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca, abandonó su cargo anunciándolo a través de las red de Twitter, argumentando que ya no quería ser causa de división en la Policía Estatal, donde se reportaron grandes desavenencias por algunos incumplimientos en el pago oportuno de viáticos, salarios y entrega de equipo y patrullas para mejorar el desempeño de los elementos de seguridad.

El gobernante informó que recibió este martes la renuncia por escrito presentada por su secretario de Seguridad Pública, lo que oficializa la separación de su cargo.

Cué reconoció y agradeció el desempeño de los servicios prestados al estado de Oaxaca por Alberto Esteva Salinas, quien –aseguró el mandatario– a lo largo de su desempeño como titular de la SSP contribuyó a la modernización de la dependencia, al tiempo de consolidar un nuevo modelo policial de proximidad ciudadana, además de lograr un significativo avance en materia del Mando Único Policial y fortalecimiento del Control de Confianza a nivel de mandos y personal de tropa.

El Ejecutivo estatal afirmó que con base en sus facultades constitucionales designó como encargado de la Secretaría de Seguridad Pública a Víctor Amado Alonso Altamirano, quien actualmente se desempeñaba como Comisionado de la Policía Estatal.

Anunció asimismo que a partir de este mes se iniciará un proceso de reestructuración de la SSP, con el propósito de cumplir a cabalidad las metas, objetivos y estrategias que prevé el Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre ellas, el fortalecimiento del Centro Estatal de Evaluación y Control de Confianza (C3), no sólo en la Policía Estatal, sino en el ámbito de las Policías Municipales -como lo establece la normatividad de la materia-, así como el fortalecimiento de los procesos de innovación tecnológica orientados a la seguridad pública, además de la consolidación del equipamiento táctico, servicios de inteligencia y mejoramiento de la infraestructura policial.