En riesgo Zaachila por presuntas irregularidades en sus finanzas

Oscar Rodríguez

El municipio de Villa de Zaachila fue gobernado, entre 2011 y 2013 por el profesor, Adán López Santiago, integrante de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); en el último año de su gobierno, quedaron en entredicho por lo menos 40 millones de pesos de las finanzas públicas. Hecho que aún se investiga.

Al abandonar su cargo, como en otros muchos casos, no dejó “información comprobatoria y contable de su ejercicio”, dice en entrevista el titular de la Auditoria Superior del Estado (ASE), Carlos Altamirano Toledo.

En específico, López Santiago, nunca entregó a la ASE, reporte alguno de la Cuenta Pública, ejercida en su último año de gobierno, cuando dispuso de un Presupuesto de casi 90 millones de pesos.

Al abandonar su cargo al que llegó por una alianza entre PRD, PAN y PT, no presentó el dictamen de Entrega – Recepción a que están obligados los funcionarios por ley.

El mismo órgano fiscalizador del Congreso Local a solicitud del diputado del Partido Social Demócrata, Manuel Pérez Morales, investiga a dónde fueron a dar esos 40 millones de pesos.

En Villa de Zaachila –su pueblo natal-, ubicado al sur de la capital oaxaqueña los habitantes recuerdan a López Santiago, como parte integrante de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO); en 2006, “era un luchador aguerrido”, recuerda la ex regidora, Sofía Pérez.

Sin embargo, como gobernante su discurso cambió.

Esa nula rendición de cuentas se la heredo a su sucesor, Sergio Raciel Vale López, actual presidente municipal de Villa de Zaachila, quien también llegó por el PRD y bajo la influencia de la Sección 22, aunque después rompieron.

Este, actual integrante de Morena no entregó a la ASE los avances de Gestión Financiera del Tercer Trimestre de 2014.

Este municipio es uno de los 252 catalogados por la ASE “en riesgo” por presuntas irregularidades en sus finanzas publicas.

Zaachila es uno de los 85 municipios oaxaqueños -según cifras oficiales-, bajo control de la Sección 22 de la CNTE y solo es un caso de irregularidades en las finanzas públicas que han encontrado auditorias practicadas por la ASE.