Fieles católicos celebran al Señor de las Peñas en Reyes Etla

Por Guadalupe Espinoza Belén.

 

En el marco de la cuaresma, este domingo 13 de marzo, docenas de fieles católicos arribaron al Santuario de la Villa de Etla, para cumplir su manda o agradecer algún milagro al “Señor de las Peñas”, imagen católica que se venera tradicionalmente en el Quinto Viernes de Cuaresma.

 

Visitantes locales y de otros estados se concentraron alrededor del cerro llamado “La Peña”, ubicado en la población de Reyes, cercano a la Villa de Etla, donde se encuentra el templo con la réplica del Señor de las Peñas. Lugar donde cuenta la historia, fue hallada la tan adorada imagen.

 

En las faldas del cerro, se encuentra un cuarto techado que resguarda una roca donde están marcadas las huellas del pie y rodilla, donde los peregrinos se detienen a orar, pues aseguran que en ese lugar descansó el tan venerado Cristo.

 

No se tiene un registro de la fecha en la que apareció la imagen de este milagroso Cristo, pero cuando encontraron la efigie le construyeron una pequeña capilla, de la que aún conservan algunos vestigios.

 

A mediados del siglo XIX, una fuerte epidemia de tifoidea comenzaba a brotar en la Villa de Etla, por lo que los habitantes de esta comunidad, sabedores de los milagros que hacía el “Señor de las Peñas”, pidieron prestada la imagen a los nativos de Reyes, con el propósito de que hiciera el milagro de terminar con esa terrible enfermedad.

 

Por Guadalupe Espinoza Belén.

En el marco de la cuaresma, este domingo 13 de marzo, docenas de fieles católicos arribaron al Santuario de la Villa de Etla, para cumplir su manda o agradecer algún milagro al “Señor de las Peñas”, imagen católica que se venera tradicionalmente en el Quinto Viernes de Cuaresma.

Visitantes locales y de otros estados se concentraron alrededor del cerro llamado “La Peña”, ubicado en la población de Reyes, cercano a la Villa de Etla, donde se encuentra el templo con la réplica del Señor de las Peñas. Lugar donde cuenta la historia, fue hallada la tan adorada imagen.

En las faldas del cerro, se encuentra un cuarto techado que resguarda una roca donde están marcadas las huellas del pie y rodilla, donde los peregrinos se detienen a orar, pues aseguran que en ese lugar descansó el tan venerado Cristo.

No se tiene un registro de la fecha en la que apareció la imagen de este milagroso Cristo, pero cuando encontraron la efigie le construyeron una pequeña capilla, de la que aún conservan algunos vestigios.

A mediados del siglo XIX, una fuerte epidemia de tifoidea comenzaba a brotar en la Villa de Etla, por lo que los habitantes de esta comunidad, sabedores de los milagros que hacía el “Señor de las Peñas”, pidieron prestada la imagen a los nativos de Reyes, con el propósito de que hiciera el milagro de terminar con esa terrible enfermedad.