Rotarios fomentan tradición de Día de Muertos con muerteada

Por Agencia IGAVEC

Huajuapan de León, Oax.- El Club Rotario de la Mixteca, llevó a cabo su décima edición de la tradicional muerteada, con el fin de fomentar las festividades alusivas a los días de muertos y motivar a la gente para sacar sus talentos  en el arte y realizar sus mejores decoraciones de disfraces, así como conmemorar la llegada de los difuntos que regresan desde el mundo de los espíritus para convivir con  sus familiares.

Durante la calenda o desfile, los participantes buscaron la popularidad con  los disfraces más originales o los que infunden mayor terror por sus representaciones, luciendo máscaras de diablo, rostros con heridas o calaveras y otros vestidos de catrinas, bailando al son de la música de viento que recorren las calles de la ciudad.

Otros más, haciendo mofa de políticos o personajes públicos tanto nacionales como locales, recitando versos rimados o calaveras para hacer reír a la gente por su paso, haciendo toda una competencia tanto en disfraces como de versos, participando niños, jóvenes y adultos.

Fausto López, integrante del Club Rotario de la Mixteca, dijo que el objetivo de realizar la ‘muerteada’ es fomentar y preservar la tradición de los días de muertos y sobre todo es divertirse conviviendo en un ambiente sano y familiar.

«La celebración es la representación de la muerte, es jugar con la muerte, porque nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos», dijo.

Otros de los participantes, refirió que durante estas festividades es recordar que deben de divertirse y continuar con la vida, aunque subrayó, que a pesar de que se dice que “nos reímos de la muerte con mofas como: ‘la muerte nos pela los dientes’, es una mera utopía, porque en la realidad, cuando la gente está a un punto que peligra su vida, la realidad es que nadie se ríe de la muerte, ya que a todo  este suceso infunde temor y dolor en la gente, por lo que la muerte no es bienvenida”, enfatizó.

Calaveras, catrinas, diablos,  charros, vaqueros y escaramuzas, recorrieron  las principales calles de la ciudad, los cuales causaron la expectación de la gente a su paso, hasta llegar a la plaza de la libertad de expresión, donde concluyó el desfile con la quema de toritos.

En la calenda participaron niños y niñas de la escuela de educación especial, quienes durante el recorrido, no dejaban de bailar y gritar al ritmo de la música de  viento, acompañados de los padres y maestros de la escuela para resguardar su seguridad.