95 órdenes de aprehensión por anomalías en gobierno de Cué

* El contralor José Ángel Díaz Navarro, señaló que sólo en el tema del sector Salud, hay 95 acciones irregulares que son investigadas, en donde algunos exfuncionarios están prófugos de la justicia y otros bajo amparo.

 

Por Óscar Rodríguez

 

Oaxaca, Oax.- La Secretaría de la Contraloría de Oaxaca anunció que hay 95 órdenes de aprehensión pendientes de ejecutar contra exfuncionarios del gobierno de Gabino Cué, por presuntos desfalcos financieros en el sector Salud que provocaron una crisis sanitaria en la entidad.

El secretario de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, José Ángel Díaz Navarro, dijo que hasta el momento hay cinco exservidores públicos encarcelados bajo proceso, entre ellos, los exsecretarios de Finanzas, Enrique Arnaud Viñas y Gerardo Cajiga, así como el extitular de Sevitra, Carlos Moreno Alcántara.

Los extesoreros de Cué son investigados por operar un crédito puente ilegal de 100 millones de pesos para autofinanciar gastos personales.

Mientras que, en el caso del exsecretario de Vialidad y Transporte el expediente penal es por haber autorizado 560 concesiones de forma irregular a familiares, activistas de organizaciones y partidos políticos.

El titular de la Contraloría, dijo que están pendientes de ejecutar 95 órdenes de aprehensión que están en poder de la Fiscalía General del Estado por el presunto quebranto financiero de más de 13 mil 500 millones de pesos.

Díaz Navarro aclaró que de las 500 auditorías practicadas, se han solventado por parte del gobierno de Gabino Cué, 2 mil 300 millones de 15 mil 800 millones de pesos bajo observaciones de la Auditoría Superior del Estado, de la Federación y de la propia Contraloría.

Ante diputados de la Comisión Instructora de la Legislatura local, el contralor adelantó que se avanza en el proceso de recuperación del dinero hurtado por los exfuncionarios, y para ello se ha hecho uso de tecnología contable y financiera, donde no descartó la vía judicial para la incautación de bienes.

Mencionó que este camino podría ser largo y no será fácil, ya que la actuación de las instituciones tendrá que ser conforme a derecho.

Con relación a las investigaciones contra el exgobernador Gabino Cué, el contralor se negó a aportar indicios con respecto a las auditorías que siguen en proceso, rechazando que haya una “cacería de brujas” o connotaciones políticas en la actuación de la Contraloría que –aseguró– trabaja en este caso de forma sigilosa, ordenada y contundente.

“No se trata de un ajuste de cuentas, sino de justicia para dejar precedente que en Oaxaca no se tolerará la corrupción, ni el pasado, ni en el presente”, dijo.

Por último, advirtió a los funcionarios del actual gobierno estatal que no se eximan de culpa por adelantando, porque “quien se equivoque será sancionado penal y administrativamente”, puntualizó.