Destruye Sedena más de 700 armas aseguradas

Por Óscar Rodríguez / Fotos Agencia Fotoes

 

Oaxaca, Oax.- En Oaxaca se busca erradicar el tráfico de armas mediante el programa de desarme social, para contribuir a la seguridad y a la estabilidad del estado, afirmó el comandante de la Octava Región Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general Alfonso Duarte Múgica.

El mando encabezó este lunes la destrucción de armas aseguradas, advirtiendo que se trata de instrumentos que se adquieren principalmente en el “mercado negro”, aunque se ha establecido que algunas llegan a ser introducidas a través de las fronteras sur y norte, a través del tráfico “hormiga”.

En esta ceremonia, el Ejército logró la destrucción de 314 cargadores para diverso armamento y 704 armas de fuego, de las cuales, 400 fueron cortas y 304 largas.

“Las armas en poder imprudente de personas hubieran generado accidentes a los ocupantes de casa, debido al exceso de confianza en el manejo de ellas por parte de personas adultas e incluso de menores de edad, para tratar de jugar con ellas, ocasionando en no pocos casos la pérdida de vidas, hecho muy lamentable en el seno de las familias que cambia drásticamente la vida de los mismos”, afirmó el general Alfonso Duarte.

Expuso que dentro de las prioridades de todo gobierno es que todos vivan en un entorno de paz y tranquilidad; por tal motivo, el aseguramiento de armas forma parte de las acciones de colaboración con las distintas corporaciones de seguridad.

“Establecemos nosotros módulos de canje de armas en las diferentes regiones, en estos módulos se lleva a cabo la difusión a la población para que de forma voluntaria entregue las armas que se encuentran en sus casas. Es de destacar que son las mujeres las que principalmente llevan estas armas, a las cuales se les da un numerario ¿verdad?, por entregar las armas y de esa manera pues la persona se lleve un beneficio a cambio de esta acción”, dijo.

Además, puntualizó que las armas destruidas fueron aseguradas en diversas regiones del estado, principalmente en la Cuenca del Papaloapan, Costa, Valles Centrales y en Juchitán.

Por último, el comandante de la 8va. Región Militar precisó que el año pasado fueron destruidas más de mil 200 armas de fuego.