Disputa por agua, bomba de tiempo

Autoridades de San Pedro y San Pablo Ayutla llevan 11 meses sin agua por conflicto con Tamazulápam.

 

 

Por Ivet Mendoza / Imagen de Agencia Fotoes

Oaxaca, Oax.– Autoridades municipales y agrarias de San Pedro y San Pablo Ayutla, denunciaron la falta de agua potable por un conflicto que mantienen con sus vecinos de Tamazulápam del Espíritu Santo, por un presunto despojo de sus tierras y ecocidio.

En medio de este problema se encuentra el supuesto secuestro de un manantial que aseguraron, es el que prevé de agua a las comunidades y su negación ha impedido el aseo cotidiano de las familias y una buena alimentación.

Los inconformes detallaron que el pasado 8 de mayo de este año, el gobierno del estado estableció la reconexión a un tanque provisional, sin embargo sus disidentes impidieron este hecho y afirmaron que han generado un ambiente de tensión y violencia.

“Para poder captar y trasladar el agua a nuestros domicilios desde hace más de 30 años construimos un tanque de conducción, un tanque de captación y una línea de conducción hasta nuestra zona urbana, lamentablemente desde el día jueves 18 de mayo del año 2017, las autoridades municipales de Tamazulápam del Espíritu Santo y su agencia Tierra Blanca, dieron la orden a los vecinos de invadir nuestras tierras comunales, despojando a diversos comuneros y comuneras de nuestro pueblo, desde entonces se posesionaron de nuestras tierras, incluyendo el manantial de agua potable”, explicaron.

“El 05 de junio de 2017, al tener control total del tanque de agua y la línea de conducción hacia nuestra zona urbana, las Autoridades municipales de Tamazulapam del Espíritu Santo y su agencia de Tierra Blanca, ordenaron cortar el suministro del vital líquido a nuestro pueblo y por consecuencia a nuestros domicilios”, agregaron.

Los indígenas mixes hicieron un llamado hacia la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Procuraduría Agraria para atraer el caso y respaldar los mandatos del gobierno del estado, además de garantizar el suministro del agua que afirmaron por derecho les corresponde y del cual desde hace 11 meses carecen.

Asimismo, llamaron a las autoridades estatales para mediar la situación ya que aseguraron que este conflicto es una bomba de tiempo, donde la violencia y derramamiento de sangre puede surgir por salvar lo que afirman les pertenece.