Continúa la búsqueda de equipo de radiografía industrial

Ciudad de México. 10 de julio de 2018.- El día 08 de julio de 2018 la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS) recibió un comunicado en el cual se hacía referencia al robo de un equipo de radiografía industrial móvil, que en su interior contiene una fuente radiactiva de Iridio-192.

 

El contenedor tiene dimensiones de 30X35X20cm, es de la marca Industrial Nuclear Co., modelo IP-100 y con número de serie 7348, propiedad de la empresa Radiografía Industrial y Ensayos, S.A. de C.V.

 

El robo se suscitó, aproximadamente, a las 15:00 horas del día 06 de julio del año en curso, en Boulevard Adolfo López Mateos No. 1970, Col. Los Alpes, Delegación Álvaro Obregón, Ciudad de México, cuando un empleado de la mencionada empresa realizaba un servicio en la dirección en comento y dejó el contendor en la defensa trasera de la camioneta Nissan Pick Up.

 

En la imagen se muestra un contenedor del modelo que fue robado, el cual cuenta con una chapa de seguridad que impide que la fuente sea sustraída de su interior. Mientras la fuente de Iridio-192 se mantenga dentro del contendor, no representa peligro para el público.

 

Es importante indicar que, por sus características físicas, las fuentes radiactivas como el Iridio-192, NO son susceptibles de utilizarse como componentes o precursoras de bombas atómicas (nucleares).

 

La CNSNS tiene bajo su vigilancia las 99 licencias de operación de radiografía industrial móvil que existen en México, en donde se emplea tanto material radiactivo como equipos de rayos X. Las empresas que poseen estas licencias, realizan servicios para detectar, interpretar y evaluar las grietas, porosidades o faltas de fusión en uniones con soldadura, piezas de fundición y piezas forjadas. Esta técnica es una de las pruebas no destructivas empleadas por la industria de nuestro país.

 

Las empresas licenciadas por la CNSNS, cuentan en cada equipo de radiografía industrial móvil con un vehículo acondicionado para su transporte, deben ser operados por, al menos, dos personas debidamente capacitadas y adiestradas, las cuales deben disponer de un equipo detector de radiación ionizante, alarmas sonoras y dosímetros personales para cuantificar la dosis recibida por su trabajo.

 

En México se utiliza de forma general el Iridio-192 como fuente radiactiva. En otros países se emplean otros isótopos radiactivos, tales como Cobalto-60, Selenio-75 o Iterbio-169.

 

Desde el año 2013 se han presentado catorce casos de robo o extravío de equipos que contienen material radiactivo. En doce de estos catorce eventos se recuperó el equipo con la fuente radiactiva intacta, en un caso el equipo no ha sido recuperado, sin embargo, debido al proceso de decaimiento radiactivo, su nivel de peligrosidad es prácticamente nulo. En el último caso (ocurrido el pasado 6 de julio) se ha iniciado la investigación.

 

La recuperación de los equipos y el material radiactivo que contienen fueron realizadas por las autoridades locales y federales en colaboración con la Coordinación Nacional de Protección Civil. Una vez localizada y resguardada la fuente radiactiva, personal especializado de la CNSNS realiza la revisión de la integridad del equipo contenedor, a fin de garantizar el adecuado nivel de protección para el público y el personal de respuesta.

 

De los catorce casos de robos o extravíos ocurridos desde el año 2013, en uno de ellos se canceló definitivamente la autorización de transporte y se multó a la empresa transportista; en cuatro casos se impuso multa económica al titular de la licencia de operación por desviaciones a la seguridad; en tres casos, el dictamen concluyó que no fueron imputables a los titulares de las licencias (dos fueron robo con violencia y el tercero ocurrió dentro de un estacionamiento que contaba con vigilancia); cinco casos se encuentran en el proceso administrativo para la aplicación de la sanción correspondiente; y el último evento de robo se encuentra en investigación para determinar el grado de responsabilidad del titular de la licencia.

 

Es importante que la ciudadanía esté enterada de este tipo de eventos y se solicita su colaboración, como en ocasiones anteriores, para que proporcione información a las autoridades locales o federales cuando ocurran este tipo de sucesos.