Jóvenes deben descubrir un mundo musical nuevo: Faustino Díaz

El trombonista oaxaqueño trabajó con los integrantes de las bandas del Bachillerato Musical Comunitario y del CIS 8 de San Bartolomé Zoogocho.

 

 

Por Gina Mejía / Santa Cultura

San Bartolomé Zoogocho, Oax.- Durante cuatro días reconocidos músicos liderados por el trombonista oaxaqueño Faustino Díaz, impartieron talleres a los integrantes de las bandas de música del Bachillerato Musical Comunitario número 40 y la del Centro de Integración Social (CIS) número 8 de San Bartolomé Zoogocho, en la Sierra Juárez de Oaxaca.

En entrevista Díaz detalló la idea de las master class que impartió, junto con el clarinetista Isidro Muñeton y el percusionista Julio César Hernández, es hacer que los alumnos descubran un mundo musical que quizá no se han percatado de que existe.

El trombonista oaxaqueño que en 2013 ganó el Concurso Internacional de Trombón, en Jeju Corea, explicó que las bandas juveniles de Zoogocho tienen buen nivel musical y también algunas deficiencias, por ejemplo en el solfeo, “pero eso nos pasa a todos los músicos en algún punto de nuestra vida musical, actualmente en las escuelas superiores de música de México hay jóvenes de la misma edad de estos chicos que no tienen ciertos conocimientos y que estos jóvenes sí los tienen”, dijo.

Faustino Díaz agregó que las clases que dieron durante cuatro días en Zoogocho sirvieron para decirles a los jóvenes músicos que no deben confiarse, “por el hecho de tocar sus sones y estos se escuchan bonito no se tiene que confiar porque hay una parte que no están poniendo atención”.

 

 

 

“Y es que de pronto están cerrados a un solo tipo de música, no escuchan música latina, como zamba, tango, mariachi y tienen que saber interpretar su propia música, abrirse a otros ritmos, porque les cuesta trabajo tocarlos porque no están acostumbrados a escucharlos”, abundó.

Faustino Díaz consideró importante que las escuelas con el CIS número 8 y el Bachillerato Musical Comunitario cuenten con una fonoteca, porque así los alumnos tendrán oportunidad de escuchar música de todo el mundo”.

Originario de San Lorenzo Cacaotepec el trombonista estudió en el Conservatorio Nacional de Música en México con Benjamín Alarcón y Gustavo Rosales, en el Rotterdam Conservatorium de Holanda con Jorgen van Rijen y en la Alta Escuela de Música de Lausana con Jacques Mauger.

Actualmente Faustino Díaz es artista exclusivo de la firma japonesa de instrumentos Yamaha, empresa con la que realiza diversos proyectos en pro de los jóvenes músicos latinoamericanos, es por eso que viajó a Zoogocho para impartir los talleres.

Díaz añadió que junto con Yamaha seguirán recorriendo comunidades para impartir talleres, sin embargo este programa no contempla repetir lo lugares.

Para músico oaxaqueño el concierto de clausura que impartieron en San Bartolomé Zoogocho con integrantes de las bandas de música del Bachillerato Musical Comunitario número 40 y la del Centro de Integración Social (CIS) número 8 fue muy bueno, ya que lo chicos tuvieron desde un mes antes la música que iban a interpretar ese día.

“Trabajamos con alrededor de 120 músicos, ellos tuvieron tiempo suficiente para preparar el concierto, nosotros llegamos cuatro días antes de la presentación para trabajar con ellos, el punto es que puedan preparar un concierto así, pero en cuatro o cinco ensayos, ese es el reto que les dejamos y para lograrlo deben agilizar su lectura y la comprensión de la música”.

Las clases que impartieron el trombonista Faustino Díaz, el clarinetista Isidro Muñeton y el percusionista Julio César Hernádez, unieron a los jóvenes de ambas agrupaciones que tienen sede en San Bartolomé Zoogocho, quienes a pesar de estar en la misma comunidad nunca se habían juntado en un proyecto musical.

El concierto donde ambas agrupaciones se fusionaron fue en la plaza central de San Bartolomé Zoogocho, los jóvenes interpretaron a autores de talla internacional y al finalizar el concierto deleitaron al público asistente con Sones y Jarabes de la Sierra Juárez y “Con un nudo en la garganta”, composición de Salvador Domínguez.