Tras el 1 de julio, México entró en estado de ingobernabilidad: DDHPO

Por Óscar Rodríguez

 

Oaxaca, Oax.- “El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, después de la elección del pasado 1 de julio dejó de gobernar, y México vive una grave ingobernabilidad que se ve traducida con el disparo en los indicadores de inseguridad”, denunció el presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Arturo Peimbert Calvo.

El ombudsman lanzó un llamado de alerta al gobierno federal para que no abandone sus funciones. “Parece que después de que perdieron la elección, el gobierno federal tiró las riendas de la gobernabilidad ante una transición que no llega”, indicó.

Afirmó ver débil la actuación y acción del gobierno de Peña Nieto en la atención de los grandes problemas, como el tema de la inseguridad pública que pone en riesgo a los mexicanos.

Peimbert Calvo afirmó que el presidente Enrique Peña Nieto no puede dejar de trabajar; “él y su equipo de gobierno tienen que gobernar hasta el último día de su mandato, y tienen que asumir su responsabilidad en términos de gobernabilidad y de seguridad”, agregó.

Asimismo, dijo que las disputas agrarias son problemas graves con un componente federal y no están siendo atendidos, “muestra es que hay algunos que están explotando en Oaxaca con saldo de varios muertos”, abundó.

Por último, el defensor destacó que el tema de inseguridad ya no se puede ver en México como un tema aislado. “Ya no se puede dejar el tema en manos de las policías federales, estatales o municipales, se tiene que asumir el problema con una visión de estado”, puntualizó.