Sobreviven con agua de lluvia por lío agrario

 * Desde hace más de un año, San Pedro y San Pablo Ayutla Mixe sufre de agua por conflicto con sus vecinos de Tamazulápam del Espíritu Santo.

 

 

 

 

Por Óscar Rodríguez

 

 

Oaxaca, Oax.- Añejos conflictos agrarios han dejado una estela de violencia en comunidades indígenas de Oaxaca. Uno de los más álgidos es el lío que permea entre el pueblo de los Ayuuk, por la disputa de un manantial que surte agua a las comunidades de San Pedro y San Pablo Ayutla Mixe y a Tamazulápam del Espíritu Santo.

 

 

Yolanda Pacheco Morales, presidenta municipal de Ayutla Mixe, recuerda que aún sigue vigente la afrenta por el ataque que sufrió su pueblo por parte del municipio vecino el 5 de junio del 2017, que dejó un saldo de un comunero muerto y varios heridos.

 

 

El conflicto inició cuando los habitantes de Ayutla, -municipio ubicado a 94 kilómetros de la ciudad de Oaxaca- agotaron el agua del manantial que los surtía, y comenzaron a extraer, sin permiso, el manantial de Tamazulápam.

 

 

18 meses después, el desacuerdo sigue vigente, pero desde entonces el manantial fue bloqueado por las autoridades de ambos poblados, y ahora los pobladores de Tamazulápam y Ayutla sobreviven con el agua de lluvia.

 

Captar agua de lluvia para vivir

 

 

Hermelinda Hernández, habitante de Ayutla, afirmó que ante el cierre del manantial los pobladores tienen que captar agua de la lluvia o de fuentes de abasto de agua que les queda muy retirado de sus hogares para llenar un tinaco.

 

 

“Tenemos que poner una para que de aquí rebote el agua y caiga dentro de un tambo y ahí se va llenando, de ahí nosotros vamos agarrando el agua de lluvia para sobrevivir”, contó.

 

 

Según datos de Comisión Nacional del Agua (Conagua), en México casi nueve millones de personas no tienen acceso al agua potable, es decir que la población sin agua en México equivale a población de siete entidades, y más de 13 millones se abastecen de pipas, pozos contaminados o de agua de lluvia, como es el caso de los habitantes de Tamazulápan y Ayutla Mixe.

 

 

La presidenta municipal de Ayutla, Yolanda Pacheco, dijo que son 5 mil 686 ciudadanos lo que carecen de agua por la disputa del manantial, y de ellos, quienes que han sido más vulnerables son los ancianos; “hay enfermos, niños, en las escuelas, igual ha habido también brotes de infecciones gastrointestinales por la falta de agua”, lamentó.

 

 

 

Continúan mesas de diálogo

 

 

En mayo de este año, representantes comunales de ambos municipios se acercaron a la Conagua y a la Secretaría General de Gobierno de Oaxaca, en busca de un acuerdo para evitar otro enfrentamiento como el de 2017. Autoridades del estado aseguran que han intervenido en al menos 17 mesas de negociación para instalar un sistema de captación y almacenamiento de agua que abastezca a ambos poblados, pero hasta el momento han sido incapaces de resolver el conflicto.

 

 

En su oportunidad, Carlos Ramos, subsecretario del gobierno estatal señaló: “por parte de la autoridad seguimos haciendo el llamado, siempre que se quiera resolver el problema debe haber voluntad”.

 

 

Sin embargo, dijo que tanto la gente de Ayutla como la de Tamazulápam insisten en que Conagua y el gobierno sean quienes instalen la red de tuberías para distribuir el agua potable, para evitar posibles fricciones.

 

 

Mientras tanto, la gente de ambas comunidades sufren las consecuencias, ya que cuando la lluvia falta, deben acarrear el líquido de un pozo ubicado a 40 minutos de sus hogares.

 

 

En Oaxaca existen 357 conflictos parecidos a este: 268 son de bajo riesgo, 61 de mediano y 28 son de alta explosividad.