Aguas termales de Atotonilco recuperan su caudal

El sismo de 7.2 de febrero había ‘secado’ la laguna.

 

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- En la zona costera de Oaxaca, la laguna de aguas termales de Atotonilco que se vio afectada por el sismo del pasado mes de febrero, ha logrado recuperar su caudal luego de los trabajos de rehabilitación ejecutados por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

El ojo de agua que se ubica en un parador turístico ubicado a 25 kilómetros de la cabecera municipal de Santiago Jamiltepec, volvió a brotar de forma paulatina luego de sufrir una filtración subterránea.

Geólogos y especialistas realizaron trabajos de investigación ante el incidente causado por el temblor de magnitud 7.2 de febrero pasado, con epicentro en Pinotepa Nacional, hasta que determinaron realizar acciones de desazolve con equipo especializado para dragar la tierra y permitir a la laguna el regreso de las aguas azufradas que han sido un atractivo permanente para los lugareños y turistas que arriban de diversos puntos del país.

Para llegar al manantial de Atotonilco, hay que avanzar en vehículo por tierra desde la ciudad de Oaxaca hasta 11 horas, y atravesar un camino de terracería de 3 horas.

Las lagunas termales de Atotonilco son un sitio sagrado donde la gente realiza sus plegarias a la Virgen de Los Remedios, que se advierte apareció en la zona y dejó a su paso la gloria reflejada en las propiedades curativas de las aguas termales.

Según los vecinos, hasta antes del temblor el agua de la laguna era cristalina, con la temperatura ideal donde la gente se bañaba y curaba sus males.

Cuando el líquido se filtró los lugareños mostraron su tristeza, sin embargo a un año a la distancia hay entusiasmo porque volvió a renacer el agua, otra vez cristalina y termal.

Para alentar el regreso del agua, algunos habitantes realizaron rituales prehispánicos con música de viento en una capilla.

Según el presidente municipal de Santiago Jamiltepec, Efraín de la Cruz Sánchez fueron los tatamandones del pueblo quienes decidieron escarbar para reencontrar el agua, y para su consuelo brotó nuevamente.

Los comerciantes que viven de la plusvalía del parador turístico vieron con optimismo, incluso, como un milagro, que las aguas hayan vuelto a la laguna principal.

En contra parte el delegado de la Semarnat, Ernesto Ruiz, reiteró que fue un equipo de especialistas quienes determinaron las acciones de rescate de la laguna que surge de un río subterráneo, que brota a la superficie junto a un yacimiento de azufre que, al combinarse con el agua, permite un fenómeno de aguas termales.