Avaló la ASE faltantes en Finanzas de Cué

Carlos Altamirano Toledo avaló desvíos de Cué y sus secuaces que desfalcaron a Oaxaca

 

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- A la ya larga lista de robos, desfalcos y daño a los oaxaqueños por parte del ex gobernador Gabino Cué Monteagudo y sus secuaces, ahora se suman las irregularidades encontradas en la revisión de la Cuenta Pública 2014, 2015, primer, segundo y tercer trimestres del 2016, las cuales suman más 114 millones de pesos, los cuales fueron a parar a los bolsillos de esa banda de ladrones bajo el amparo y protección del perredista-morenista, Carlos Altamirano Toledo, quien fuera el titular de la Auditoría Superior del Estado, ASE, cargo que utilizó para emitir dictámenes con salvedad argumentando que las irregularidades habían sido “solventadas”.

En un intento de querer desviar la atención sobre su actuar, Altamirano Toledo solicitó, en junio de 2017, a la Junta de Coordinación Política de la LXIII Legislatura autorización para realizar procedimientos sancionatorios desfasados que en algunos casos ya habían prescrito.

El robo a Oaxaca por parte de Cué y su camarilla es de la siguiente manera: en la Cuenta Pública de 2015 el desvío asciende a 44 millones 438 mil 163.73 pesos. En el primer trimestre de este 2016, de 52 millones 775 mil 119.46 pesos. Segundo trimestre del 2016, de 17 mil 612 millones 997 mil 846 pesos.

Recursos cuyo destino, de acuerdo con documentos de la ASE, no fue explicado con exactitud, sin embargo, gracias a la corrupción y tráfico de influencias que caracterizaron a la anterior administración, todos los involucrados fueron exonerados quedando libres de dar explicaciones o aclarar el destino del dinero que debió ser utilizado en beneficio del pueblo de Oaxaca.

Asimismo, la Comisión de Vigilancia de la LXII Legislatura, que presidió el priísta, Gustavo Díaz Sánchez, hoy edil de Cosolopa, congeló los informes correspondientes a los hechos y por presiones políticas no fueron aprobados.

Algunas de las dependencias en donde se observa el descarado robo son: Sinfra, donde no se solventaron 37 millones 684 mil 110.35 pesos; la Secretaría de Administración, la cual no solventó 5 observaciones realizadas; Caminos y Aeropistas de Oaxaca, donde quedó pendiente solventar 1 millón 49 mil 419.88 pesos; la Comisión Estatal del Agua, donde se determinaron recuperaciones operadas por 2 millones 119 mil 607.11 y no se solventaron 25 observaciones; la Comisión Estatal de Vivienda la cual dejó sin solventar 578 mil 615.34 pesos. Asimismo, se encuentran los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), dependencia que no solventó 2 millones 969 mil 897.73 pesos.

Pese a lo anterior, en un total descaro y burla hacia los oaxaqueños, la ASE considera que respecto al periodo de 1 de enero al 31 de diciembre del 2015, el gobierno del estado de Oaxaca, encabezado por Cué, “cumplió razonablemente en el ejercicio de los recursos públicos en relación a los programas ejecutados, ajustándose a los términos y montos aprobados y, de igual manera, los ingresos y egresos se ajustaron a los conceptos y a las partidas correspondientes”.

Respecto a la Cuenta Pública del primer trimestre 2016, los entes fiscalizados dejaron sin aclarar 52 millones, 775 mil 119.46 pesos; de esos recursos, nuevamente Sinfra no solventó 6 millones 514 mil 888.61 pesos; la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico, 49 millones 93 mil 936.24 pesos; la Comisión Estatal del Agua, 111 mil 222.34 pesos; la Comisión Estatal de Vivienda, 2 millones 115 mil 861.88 pesos; y los Servicios de Salud de Oaxaca, 1 millón 454 mil 99 pesos.

No obstate, nuevamente Carlos Altamirano Toledo ayudó a su patrón y a sus “amigos” desfalcadores de Oaxaca, a salir sin una marcha o investigación en su contra, esto pese a que se emitieron 32 acciones que se clasificaron en: 6 Recomendaciones relativas a obras y aspectos financieros, 5 Recomendaciones al Desempeño, 1 Procedimientos de Fincamiento de Responsabilidad Administrativa Resarcitoria (FRAR) y 20 Promociones de Responsabilidad Administrativa Sancionatoria (PRAS), pero nuevamente la corrupción y el amiguismo provocó que la ASE de Altamirano Tolero emitiera un dictamen con salvedad.