Lamenta Soledad Jarquín decisión de juez al liberar a implicado en triple crimen  

Por Óscar Rodríguez / Foto de Carolina Jiménez

 

Oaxaca, Oax.- La periodista María Soledad Jarquín Edgar, madre de la fotógrafa asesinada María del Sol Cruz Jarquín, consideró lamentable y perversa la decisión del juez de control de Juchitán, Omar Morales Simón, quien rechazó vincular a proceso a Jehú G. L. pese a que existen pruebas en su contra como uno de los autores materiales del triple asesinato ocurrido en junio pasado en la región del Istmo de Tehuantepec.

La madre de la víctima señaló que detrás de la decisión del juez está la presión política de “grupos de poder y caciquiles”.

Para la periodista, dicha determinación es una muestra de la corrupción del Poder Judicial, “uno de los más afectados en esta descomposición, lo que ha dado al traste a la seguridad de la población, en específico de las mujeres a quienes no quieren en la vida política, a las que no quieren en las calles, a las que se mata cada día por causas inexplicables e inhumanas, favoreciendo con su actuar ominoso, la impunidad de criminales intelectuales y materiales como sucede ahora en Juchitán de Zaragoza”, cuestionó.

Recordó que su hija María del Sol Cruz Jarquín, quien fuera jefa del Departamento de Comunicación Indígena Intercultural en la Secretaría de Asuntos Indígenas (SAI), fue obligada por el entonces titular de esa dependencia estatal, Francisco Montero López, a trasladarse a Juchitán de Zaragoza para apoyar la campaña de Hageo Montero López, desde finales de abril pasado y no en los últimos días de mayo, como se declaró.

“Es un crimen político y no una vendetta entre narcotraficantes, como quisieron aparentar desde un principio con el asesinato de Pamela Terán Pineda, quien lamentablemente estaba acompañada de mi hija al momento de su ejecución, y en la que existen pruebas suficientes sobre la presencia de Jehú G. L. y de otras dos personas como autores materiales.

Añadió que hay testimonios de personas que aseguran que Jehú G.L., fue quien se llevó las cámaras fotográficas y de video propiedad de María del Sol Cruz Jarquín. “Si Jehú G.L. fuera un buen cristiano, un buen muchacho, como dicen quienes protestaron a su favor, habría devuelto sus cosas, pero no fue así; ahí operó un robo y la complicidad de quienes, con ese robo y el de su computadora por parte de una segunda persona en otro escenario, se pretendía borrar la evidencia de un delito electoral cometido por los hermanos Montero”, explicó.

Asimismo, lamentó que el fiscal Rubén Vasconcelos Méndez y la fiscal especializada en delitos electorales, Araceli Pinelo López, no hayan judicializado la investigación sobre el delito electoral cometido por los hermanos Montero López “sin ninguna razón aparente y cuando ya tienen pruebas suficientes”, aseveró la periodista.