Prevé sector inmobiliario crecer 6 % en 2019

* El presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Pedro Vásquez, considera que las políticas del nuevo gobierno en materia de seguridad y comercio incentivarán la inversión nacional y extranjera.

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- El presidente de nacional de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), Pedro Vásquez Rodríguez, informó que el sector prevé un crecimiento de entre 5.25 y 6.0 por ciento en 2019.

Durante su congreso nacional celebrado en el Centro de Convenciones de Oaxaca, el empresario dijo que el alza es conservadora, ya que al inicio de un nuevo sexenio la actividad inmobiliaria en todos sus segmentos avanza de forma lenta, sin embargo confió en que superará al cierre del segundo semestre del 2019 un crecimiento del 5.1 por ciento.

Lo anterior, debido a que “las aguas han regresado a su nivel”, ya que las políticas del nuevo gobierno en materia de seguridad así como diversos acuerdos comerciales, como el nuevo tratado comercial AEUMC, incentivarán inalienablemente la inversión nacional y extranjera.

“Esperamos tener un crecimiento del 5.25 por ciento al finalizar 2019. Esto porque el primer año de cualquier administración entrante el crecimiento es ciertamente lento, pero esperamos una inversión extranjera de aproximadamente 21 mil millones de dólares, con la idea de que en el 2025 México será el principal constructor en América Latina”, expuso.

En relación a la política nacional de vivienda, dijo ver con buenos ojos las acciones del gobierno federal, que a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) liberará de manera inmediata 400 millones de pesos del presupuesto 2019 para otorgar subsidio en materia de adquisición de vivienda. Así, a través de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), la dependencia otorgará apoyos que serán dispersados a través del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit).

La Secretaría detalló que el monto tiene el objetivo de beneficiar a mexicanos con ingresos por debajo de los 2.8 UMAs mensual, es decir 6 mil 860.70 pesos.

Detalló que bajo la tendencia mencionada, los servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes inmuebles fueron los que tuvieron mayor participación en el PIB, con poco más de 2 mil millones de pesos generados que representaron 17.59 por ciento del total para el sector, mientras que el número de trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) creció 4.1 por ciento, ya que el sector inmobiliario genera alrededor de 3 millones de empleos al año.

Evidenciando que la dinámica de participación entre la compra y renta de vivienda tiene una proporción de 82 por ciento inclinada hacia la venta, contra 18 por ciento hacia la renta.

Vásquez dijo que el sector inmobiliario nacional es un segmento que genera más de 260 mil millones de pesos de derrama por el efecto multiplicador que tiene en las ramas económicas.

Además, aseveró que las entidades con mayor demanda de vivienda son: nuevo León, Estado de México Jalisco, Ciudad de México y Chihuahua.

En los últimos años el sector inmobiliario ha apostado por innovar en complejos de usos mixtos que integran todos los aspectos de la vida: desde lo residencial hasta hoteles, pasando por los comercios y ‘coworkings’.

Anunció para el año 2019 con la consolidación del programa Cambiavit, continuará ofreciendo a los derechohabientes del Instituto la atención y servicios que requieren para comprar, vender o cambiar su vivienda a través del Portal Inmobiliario, promoviendo inmuebles que se ajusten a sus necesidades y posibilidades, personales, familiares y económicas, buscando siempre la mejor opción para formar o incrementar su patrimonio.

Afirmó que México es un país en franco crecimiento, un país de oportunidades, un lugar de tierras fértiles. “En este momento vivimos una etapa muy importante para nuestro país, una fase de transición, de cambios, un periodo histórico donde, a pesar de las especulaciones temporales, los indicadores macroeconómicos nos siguen posicionando en un escenario optimista para los próximos lustros”.

Indicó que con el impulso de estrategias económicas que se han implementado a través de los últimos años existe un entorno propicio para el desarrollo.

Al respecto dijo que los sectores inmobiliario y de construcción siguen aportando más del 14.1 por ciento al PIB. El porcentaje de familias con capacidad suficiente para adquirir vivienda para 2025 oscilará entre los 10 y 15 millones.

“Si ustedes se dan cuenta, los jóvenes de esta generación (millennials) tienen el poder adquisitivo para comprar ya una casa, algo que hace 25 años nosotros ni siquiera contemplábamos. Existe mayor confianza de la banca así como de las instituciones financieras públicas en el otorgamiento de créditos (inclusión financiera). La percepción de riesgo país ha disminuido contundentemente de setecientas a 334unidades al día de hoy de acuerdo al Indicador de Bonos de Mercados Emergentes (EMBI)”, destacó.

Indicó que las reservas internacionales (millones de dólares) se han quintuplicado de 33,583 en 1994 a 174,937 millones de dólares hasta la semana pasada. (Fuente Banxico). Con todo y los conflictos internos y externos, nuestro país crece. Hoy tenemos tasas reducidas 20 puntos porcentuales (del 30% en el 2000 al 11% promedio en este año).

Por ello, indicó la tasa de propietarios es de las más altas del mundo. “Existen más de 35 millones de hogares enajenables. Podemos gozar de una estabilización en la demanda de casas nuevas, movilidad urbana creciente, mayores y mejores ingresos traducidos a mayor consumo. Sólo en el tema habitacional hay una gran oportunidad para nuestros sectores: existe un rezago entre 10 y 11 millones de viviendas. Tenemos una cartera hipotecaria de las más bajas del mundo (6% del valor del parque habitacional) y una inflación controlada (4.89%)”, añadió.

Abundó que la política nacional de vivienda sigue impulsando al sector y se tiene el beneficio (que muchos países no tienen) de contar con tasas fijas. “Somos una nación en desarrollo que cuenta con una de las más grandes oportunidades para las próximas décadas: el bono demográfico. Esto nos permitirá estar -en el mediano plazo-dentro de las 15 más estables economías del mundo”.

“Solo tenemos que considerar que existen dos temas de carácter nacional que son barrera para el crecimiento, para el desarrollo económico: la corrupción y la inseguridad. Mientras nuestras autoridades sigan trabajando, implementando estrategias de limpieza, brindando escenarios con mayor seguridad, habrá certeza en la inversión comercial, industrial, turístico, agrícola y sobre todo residencial en todo el país”, apuntó.

En este contexto, resaltó que en AMPI “no solo avalamos las decisiones del gobierno federal en campañas anticorrupción, las valoramos, reconocemos y aplaudimos. Se necesita decisión y valentía para tomar estas decisiones”, finalizó.