Ponen fin a disputa por agua entre Tamazulápam y Ayutla

Las comunidades mixes permitirán construir red de ductos para abastecer del vital líquido desde el manantial de forma equitativa, además de aplicar un plan de conservación del ecosistema.

Por Óscar Rodríguez

Oaxaca, Oax.- El conflicto por el control de un manantial entre los municipios de Tamazulápam del Espíritu Santo y San Pedro y San Pablo Ayutla, en la Sierra Mixe, logró ser solucionado mediante la firma de una tregua, donde el gobierno de Oaxaca se compromete a reforzar la presencia policiaca en la zona y a construir una red de ductos para abastecer el agua potable desde el manantial a los dos pueblos de forma equitativa, además de aplicar un plan de conservación del ecosistema.

El gobernador Alejandro Murat, dijo que luego de varias días y horas de diálogo conciliado se logró alcanzar un punto de acuerdo que fue aceptado por las dos poblaciones.

Como primer punto se acordó de manera pacífica una solución integral al conflicto de límites, permitiendo el uso equitativo del agua del manantial para ambos pueblos y por ello se reconectarán a la red de abastecimiento de agua.

Además, se reforzará la presencia policial y se ejecutará un plan de conservación del ecosistema donde se ubica el manantial.

Cabe recordar que el último enfrentamiento entre ambos poblados por la disputa del manantial se reportó en 2017 y dejó un saldo de un comunero muerto y varios heridos.

Tras este altercado el manantial fue cerrado y se suspendió el reenvío de agua al municipio de Ayutla, que en los últimos dos años ha sobrevivido de la recolección de agua de lluvia.

Por su parte Tamazulápam había cerrado la distribución del agua a sus vecinos de Ayutla Mixe.

Para resolver este desencuentro, en los últimos dos años se han realizado 200 reuniones de trabajo con las autoridades y los pueblos, y finalmente se logró una reunión que concluyó con la firma de una tregua y un avance hacia a la construcción de una ruta que pacifique la zona y devuelva la paz a la comunidades, además de que se garantice el abasto del agua a los dos pueblos.

Por su parte, el gobernador Alejandro Murat afirmó que en breve iniciarán los trabajos técnicos para construir una tubería que permita la distribución equitativa de agua a los pueblos.

Asimismo, adelantó que se buscará aplicar un modelo tecnológico de gravedad y precisó que los trabajos serán supervisados por especialistas y por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En materia de seguridad, el gobernador destacó que se acordó la instalación de una Base de Operaciones Mixtas (BOM) con el propósito de brindar confianza y seguridad para quienes habitan en la zona.

Como mediador entre los dos pueblos fungió el presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHP) Bernardo Rodríguez Alamilla, que señaló que la firma de acuerdo de paz está garantizado para que haya un cumplimiento pleno, porque fue validado por las autoridades municipales y agrarias de ambas comunidades, mismo que fue ratificado por sus respectivas asambleas comunitarias.