A pedradas se enfrentan taxistas de Huajuapan

Disputa entre ruleteros del sitio “Heriberto Pazos Ortiz” dejó un saldo de 5 heridos, vehículos dañados y un restaurant vandalizado.

Agencia NEC

Huajuapan de León, Oax.- Taxistas del sitio “Heriberto Pazos Ortiz” se enfrentaron a golpes, dejando como saldo cinco personas con lesiones de consideración, el taxi con número económico 15 destrozado de los cristales, así como afectación a los vidrios del restaurant “La Barca”, ubicado al interior del Seminario Conciliar Diocesano “Rafael Arcángel”.

El presidente del sitio “Heriberto Pazos Ortiz”, Pedro Martínez Méndez, mencionó que el conflicto derivó de la salida de más de 10 unidades de esa organización, quienes se niegan a despintar sus taxis, así como retirarse el nombre de su organización, señalando a los transportistas disidentes de ser responsables de robos y asaltos en Huajuapan.

Indicó que el conflicto se derivó en la calle Mina, donde generaron en un primer momento una confrontación con el taxista Mariano Castillo Ruiz, quien conduce el taxi con número económico 15, agravándose la agresión en el seminario.

Dijo que en reiteradas ocasiones han exigido a los taxistas dejar de utilizar los colores y el nombre del sitio “Heriberto Pazos Ortiz”, ante la negativa, exigen la intervención del gobierno estatal para poner un alto a esa problemática.

Mencionó que derivado del enfrentamiento, él fue agredido con un machete y su otro compañero, de igual forma recibió golpes y lesiones del grupo contrario.

Manifestó que tras esos hechos, exigen la intervención del gobierno estatal, en caso contrario iniciarán acciones de presión.

“Como mesa directiva nos afecta a nosotros, se les pide a ellos que se quiten la razón social, pueden tener el color, tener la organización, únicamente se deslinden del sitio, si cometen algún error se hagan responsables de sus propios actos, pero como quieren gastar o no se cuál es el problema, o no conocen ese tipo de situación, se les hace fácil andar, cuando comenten un problema los responsables son su servidor, Pedro Martínez, tenemos que ir al Ministerio Público, pagar el celular, los esteros que se estaba robando el número 40 de ese sitio, queremos ya un orden”, comentó.

El taxista Mariano Castillo Ruíz, mencionó que tres hermanos del presidente del sitio “Heriberto Pazos Ortiz”, Celestino Martínez; así como otros más, se deslindaron de esa organización por los malos manejos del recurso, generando con ello un conflicto entre hermanos y transportistas, el cual se agudizó el martes en la calle Micaela Galindo esquina con Galeana.

Dijo que en la calle Mina fue agredido por Celestino Martínez, agresión de la cual se defendió, posteriormente se retiró e ingresó al estacionamiento del restaurant “La Barca”, donde llegaron taxistas encabezados por Pedro Martínez, quienes destrozaron los cristales del taxi con número económico 15, así como dañaron los vidrios del restaurant.

Mencionó que ellos no cederán a caprichos de Celestino Martínez, por el contrario esperarán la intervención del líder de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Partido Unidad Popular (API-PUP), para generar acuerdos y definir la problemática existente al interior del sitio “Heriberto Pazos Ortiz”.

“Ellos vinieron y entraron al Seminario, sin respetar el Seminario, entraron con piedras, palos, machete y mira como lo dejaron, a este que es su ti lo golpearon, al otro muchacho le tiraron un diente, son tíos, son hermanos de su papá (de Pedro Martínez), mira como dejaron las ventanas del Seminario, golpearon la puerta, dañaron el coche. Para que se solucione que paguen los daños del Seminario, del carro”, dijo.

Tras la agresión los lesionados fueron atendidos en el lugar de los hechos por elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja Mexicana; mientras que los elementos de la Policía Municipal y Policía Vial Estatal intervinieron en el conflicto para evitar más actos violentos.

Posterior a los hechos, transportistas del sitio “Heriberto Pazos Ortiz” acudieron a la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca para interponer la demanda por la agresión registrada entre integrantes de esa organización.