Tlaxiaco preserva sus tradiciones con sus sones y jarabes

En el año 1991, la delegación de Sones y Jarabes de Tlaxiaco hizo su primera presentación en las fiestas de la Guelaguetza, teniendo una gran aceptación y éxito rotundo, robándose el corazón del público.

Agencia JM

Heroica Ciudad de Tlaxiaco, Oax.- Es el baile original de la Heroica Ciudad de Tlaxiaco representa la fuerza, gallardía y tenacidad de los mixtecos, así como la dulzura, respeto y candidez de la mujer tlaxiaqueña; que desde 1991 ha cautivado al público más exigente en las Fiestas de la Guelaguetza. 

Compuesto por dos jarabes, inicial y el final, por una canción y por nueve sones.

En el año 1908, la señora Felipa Simancas con sus hijas recopilaron los bailes característicos de la región, dando como resultado el Jarabe Mixteco de Tlaxiaco, que se bailó desde entonces en fiestas familiares y populares del pueblo.

El Dr. Octavio Pérez Cristóbal siendo el director de la Casa de la Cultura del Municipio, realizó en 1986 la investigación para la recuperación del Baile de Tlaxiaco, contando con el apoyo musical del maestro Cruz Herrera González, quien realizó la instrumentación de la música, adaptándola para que fuese interpretada por una banda.

Para el diseño de la coreografía contó con el apoyo de quien fue integrante del Comité de Autenticidad de las fiestas de la Guelaguetza, el maestro Miguel Ángel Shultz Varela y de la profesora tlaxiaqueña Justina Victoria Bravo Acevedo, decidiendo que, para mostrarlo ante el Comité de Autenticidad, sería en forma grupal, quedando para la historia aquellos años en que lo ejecutaba una sola pareja.

Y es así que, en el año 1991, contando con el apoyo del gobernador del Estado, en ese entonces Heladio Ramírez López, la Delegación de Sones y Jarabes de Tlaxiaco hace su presentación en las Fiestas de la Guelaguetza, teniendo una gran aceptación y un éxito rotundo, robándose el corazón del público en cada presentación.

Se impuso el ímpetu y orgullo de los bailarines, que por los ritmos de Sones y Jarabes de Tlaxiaco es necesario que cuenten con una gran condición física y muchas horas de ensayo, para lograr la sincronización y alineación, de tal forma que, a la hora de su ejecución, sea lo más precisa posible hasta lograr la perfección.

Es así como estos grandes tlaxiaqueños dejaron un legado invaluable y que cautiva a propios y extraños, cada vez que se ejecuta.

El próximo 22 de Julio, Tlaxiaco regresa a la Rotonda de las Azucenas, presentándose en el Primer Lunes del Cerro en su edición matutina. Seguramente será un éxito rotundo, como en todas las ediciones que esta Delegación ha estado presente.