Reseña sobre el violinista Osvaldo Urbieta

Por Evelio Bautista Torres

Profesor en la Facultad de Derecho

Permítaseme reproducir en el siguiente párrafo la entrada de una nota que hace décadas me publicó también Marca acerca del nombrado artista; por el recital ofrecido en la Velada de los Juegos florales, en el Teatro Alcalá en Junio de 1999.

“A los 21 años, después de estudiar 13 horas diarias, en el seno del hogar, la Escuela de Bellas Artes, el Centro de Iniciación Musical de Oaxaca (CIMO), la Escuela Nacional de Música de la UNAM, el Conservatorio, el Instituto Curtis de Filadelfia y otros planteles; Osvaldo Urbieta, atrilista de la Orquesta Sinfónica Local (de Oaxaca) está ya situado a mi criterio, como el violinista principal de Oaxaca y aún exponente mexicano con jerarquía cosmopolita si vence los siguiente niveles de erudición y cultura artística”.

Con beneplácito 20 años después, el 12 de mayo anterior, le hemos escuchado nuevamente, en el mismo foro y ahora como atrilista de la Orquesta Filarmónica de la UNAM (OFUNAM) la interpretación del Concierto en mi menor Op.64 de Mendelson con fondo de la citada Orquesta Sinfónica de Oaxaca. Sin lugar a duda tal ejecutante alcanza ya avanzada madurez que me atrevo a catalogarlo como uno de los tres mayores solistas mexicanos en el violín. Hace 5 años tocó en la sala Netzahualcoyotl, el célebre de Tchaykowski y ofrece interpretar pronto los dos que se afirma se escribieron no para, sino contra el violín! por sus geniales autores alemanes, Johannes Brahms y Ludwig Van Beethoven.

El suscribiente, como espontáneo melómano, inclinación adquirida desde la infancia a través de mi padre y luego con los maestros Diego Innes, Manuel González Pérez y Eliseo Martínez Vargas y; la dirección sucesiva de la radiofusora universitaria XEUBJ la voz de la cultura en Oaxaca y nuestra Escuela de Bellas Artes; así como pertinaz asistente presencial o televisivo de innumerables audiciones locales, metropolitanas y extranjeras me han permitido escuchar y ver Vrgr. a la polaca Vizkau Krokovsky tocando uno de los conciertos de Viotti, haciendo lo mismo Leonid Kogan y Oistrack con el de Beethoven, a Czering, Rugiero Ricci y a Menuhin haciendo gala con el de Brahms Etc. todo esto me “autorizan” a percibir el apogeo y superación creciente de nuestro coterráneo. Quizás algunas reglas subjetivas de etiqueta y prestancia le falten para internacionalizar su excepcional carrera como solista.

Otorgo mis votos de congratulación al celebrado artista, como a su seguro primer docente y padre, el Mtro. Alejandro Urbieta Morales y concluyo ésta semblanza que el musicólogo Eckhardt Van Den Hoogen, sobre el mencionado Concierto de Mendelshon escribe: “…una de las piezas más hermosas de éste género que hayan sido escritas jamás. Gratificante para los violinistas, pegadiza y fascinante para los oyentes. Se trata de una peregrinación por las alturas y la profundidad del alma romántica que nos arrastra en la figura de una voz solista a las más variadas aventuras. La preferencia de que goza ésta obra no sólo es consecuencia de sus atractivas melodías, sino también de su forma nueva y equilibrada, la cual alcanza una maravillosa armonía”.

A D D E N D A S:

Sugerimos atentamente al “maestro de ceremonias” de la “OSO” se asesore para proporcionar al público algún bosquejo de las obras y sus intérpretes pues, en el caso que nos ocupa nunca adujo siquiera que se trataba de un instrumentista oaxaqueño de alto nivel, ni menos aludió a su trayectoria; limitándose a anunciar atropelladamente: la “2ª y 3ª llamadas, apaguen sus celulares, comenzamos y otras banalidades.

Ocupo la ocasión para solicitar al eminente oncólogo Antonio Palomeque, aplique toda su reconocida sapiencia, talento y profesionalismo para lograr la supervivencia de su paciente Elba Esther Bautista, hermana mía, artista también en el ramo de la Danza Mexicana.