Pide arzobispo de Oaxaca por la paz

Al oficiar la misa en el templo de Ejutla, Pedro Vásquez Villalobos pidió por una convivencia sin violencia, así como vivir con sencillez y humildad de corazón, pensando en el bien de los demás.

Agencia Quadratín

Oaxaca, Oax.- El arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, Pedro Vásquez Villalobos pidió por la paz y la buena convivencia sin violencia ni agresiones, así como vivir con sencillez y humildad de corazón, pensando en el bien de los demás.

El representante de la iglesia católica ofició la misa en el templo de Ejutla de Crespo, con motivo de la celebración de la festividad de la Virgen de la Natividad que se venera en esa localidad de los Valles Centrales de Oaxaca.

Señaló que estamos necesitados como comunidad y hemos pedido por la paz a Dios y a la madre de Dios. «Ya no queremos vivir con el temor, con la inseguridad, mirar que nuestros hermanos lloran porque han perdido un ser querido a causa de que se levante la mano contra el otro», dijo.

¡Basta ya de tantos caínes en nuestro pueblo, en nuestro Ejutla!, enfatizó y pidió no sembrar en los corazones de nuestros seres queridos el odio y la venganza, sino el amor, el perdón y la misericordia.

Durante la misa, el arzobispo de Oaxaca estuvo acompañado del párroco Luis Alberto Cruz López y recomendó en su mensaje a los católicos ir por el buen camino, a los matrimonios no hacer sufrir a la pareja y respetarla en todo momento, así como no apegarse a los bienes materiales, compartir y ser generosos.

Llaman a “tomar el camino correcto”

Por otra parte, en la misa dominical en la Catedral Metropolitana, el rector Alejandro Rodríguez González, resaltó que » Jesús quiere que carguemos nuestra cruz y tomemos el camino correcto y lo sigamos».

«El señor nos invita a cargar nuestra cruz y cargar la cruz de la paz, de la reconciliación, de los migrantes que necesitan de nuestras manos. Al igual necesitamos cargar la cruz de los que luchan por la paz en medio de tanto dolor y tristeza», expresó.

El rector la catedral de la ciudad de Oaxaca, convocó a llenar el corazón de buenas cosas. «Lo que tenemos es como vaciar un vaso para llenarlo con todo lo nuevo que tenemos», explicó.