Todos los homenajes no serán suficientes: Alejandra Fraustro

Por Óscar Rodríguez / Foto de Carolina Jiménez

 

 

 

Oaxaca, Oax.- Alejandra Fraustro Guerrero, secretaria de Cultural del Gobierno Federal, afirmó que México vive un duelo, un luto por la pérdida del pintor y escultor Francisco Toledo, quien dejó de existir la noche de este jueves en esta capital a consecuencia de un cáncer pulmonar.

En entrevista, luego de emitir sus condolencias a familiares y amigos del artista plástico y activista en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) Alcalá, con las palabras entrecortadas evidenció que para México representa una pérdida inmensa. “Porque Francisco Toledo es uno de los artistas más importantes, congruentes, socialmente responsable que ha tenido este país”, dijo.

Y anunció que se diseña un homenaje nacional para el artista, pero dejó claro que todos los homenajes que se van a realizar “serán pocos para el artista que era Toledo”, el artista plástico más emblemático del México moderno.

Dijo que Toledo dejó marcado muy claro el rumbo qué defender, qué proteger, de sus intereses, su exigencia artística, del ojo estético, “pero dejó algo para Oaxaca que es único, un camino muy claro, un rumbo sobre la libertad que da el arte, sobre la posibilidad de quien se dedica al arte, tiene en sus manos transformar la realidad, él trasformo realidades no sólo aquí en Oaxaca, en el Istmo, él transformo realidades en México y en el mundo, y ese ejemplo es el que hay que seguir, que no hay que olvidar”, comentó.

Fraustro, recordó que una vez que Andrés Manuel López Obrador ganó la elección, recibió una llamada a su teléfono donde pedía renunciar a su beca de creador emérito del FONCA, para donarla a los jóvenes creadores de Oaxaca.

“Francisco Toledo nos maravilló en vida, con su mirada hacia la naturaleza, hacia cómo transformaba cualquier material que exploraba con enorme rigor técnico, las personas que tuvieron el privilegio de trabajar a su lado, tenían a un maestro muy exigente, de cómo debía de imprimirse un grabado, cómo tenía de manejarse la cerámica, el vidrio y él metía sus manos hasta el fondo”, recordó.

Agregó que “Francisco Toledo era un hombre que pisó la tierra, nunca se elevó del piso y sí nos hizo volar con su creación; todos volteamos al cielo a ver un papalote de Toledo, su amor por la tierra, por el maíz como esencia de nuestra cultura, su complejidad como creador, en donde las expresiones eróticas estaban siempre presentes con naturalidad”.

Incluso se atrevió a decir que Toledo desafío a todos, sin importar su poder o lugar, como un espíritu náhuatl, que reto la realidad.

“Él nunca envejeció, siempre nos dio lo mejor, siempre estuvo vigente, vital, cuestionándolo todo, un artista en toda la extensión de la palabra, el arte está hecho para cuestionar la realidad, para transformarla, para desafiarla y él además creo espacios, donde sabía que hay talento en todas partes, por eso el CaSa,, el IAGO, el Camino de la Iguana para preservar las lenguas, los materiales, para divulgar el zapoteco, las distintas lenguas de Oaxaca”, contó.