Advierten que ley de maíz dispararía costo de la tortilla

Advierten que ley de maíz dispararía costo de la tortilla

El Consejo Nacional Agropecuario señaló que la ley para preservar el maíz nativo propiciaría que el kilo llegue a los $60.

Información de agencias

Oaxaca, Oax.- La industria semillera y agropecuaria se enfrenta nuevamente a un panorama de incertidumbre en relación a la producción nacional del maíz. Esta vez, derivado de la Ley Federal para el Fomento y Protección del Maíz Nativo, cuyo dictamen avaló el Senado a finales de septiembre, en la que los grupos empresariales advierten que la mala redacción en uno de sus artículos podrían poner en riesgo el 70% de la producción nacional del maíz equivalente a 10,000 millones de pesos anuales.

El dictamen establece que el Estado debe garantizar y fomentar, a través de todas las autoridades competentes, que las personas tengan acceso efectivo al consumo informado de maíz nativo así como a los productos derivados, en condiciones libres de organismos genéticamente modificados y otras técnicas de mejoramiento genético.

Lo anterior para evitar las mutagénesis o cualquier otra modificación desarrollada por la ciencia y para que no contaminen las semillas nativas.

Sin embargo, es este punto el que puede generar confusiones o malinterpretaciones, porque no hace una aclaración de cuales son los maíces genéticamente modificados y cuales son los de hibridación o mejoramiento, además de que hoy en día está prohibido el cultivo de variedades genéticamente modificados (OGM).

“Proponemos una redacción más clara del segundo párrafo del artículo cuatro, ya que la propuesta actual puede generar diversas interpretaciones (por ejemplo, mezcla de OGM con otras técnicas de mejoramiento genético que se han utilizado por décadas o incluso milenios). Cabe destacar que fue precisamente a través del mejoramiento genético que las culturas prehispánicas domesticaron el teosinte para dar lugar al maíz”, señala Bosco de Vega Valladolid, presidente del Consejo Nacional Agropecuario.

El problema es que 70% de la producción de maíz en México está realizado por estos procesos de hibridación o mejoramiento y la confusión al ligarlos con OGM, podría terminar por prohibirlos. Con esto, la producción nacional caería, generando una situación de desabasto y de incremento a los costos del maíz y sus derivados, según la industria.

“México de por sí es el primer importador del mundo casi con 18 millones de toneladas de maíz y esto nos pondría en la lona, provocaría un aumento en el precio de las tortillas (a 60 pesos el kg), afectaría al consumidor y a los productores, y los únicos felices serán los estadounidenses de darnos maíz producidos con modificación genética, todo lo que importamos de soya y maíz son OGM”, agrega de la Vega, quien estima que las pérdidas serían de 8,000 millones de pesos a 10,000 mdp anuales.

Por su parte, la Asociación Mexicana de Semilleros (AMSAC) conformada por 74 empresas, entre ellas 20 dedicadas al cultivo de maíz que representan el 80% de la semilla mejorada del maíz, coincide en que las pérdidas puedan llegar a ser de 500 millones de dólares (mdd) que es lo que vale la industria. Esto es, los casi 10,000 mdp que señala la CNA.

«La parte que es preocupante es la incertidumbre que genera esta redacción, que en el futuro en la aplicación de esta ley se pueda interpretar limitando la producción de maíz en algunas zonas porque haya cultivos de maíz nativo. En Jalisco, si hay un productor que haga maíz nativo, puede exigir que el gobierno le asegure que su cultivo no va a ser contaminado con un material híbrido que esté sembrado a lado de él, por ejemplo. En todo el país existen maíces nativos”, comenta Mario Puente Raya, director ejecutivo de la AMSAC.

El único estado que utiliza el 100% de semilla híbrida es Sinaloa, los demás estados tienen diferentes porcentajes de utilización de semillas mejoradas y maíces criollos.

“Hemos tenido pláticas con la Secretaría de Agricultura y con Víctor Villalobos (titular de la dependencia). Hemos estado hablando de incrementar la productividad en México y del papel que juegan las semillas mejoradas en ese sentido, estamos trabajando en el proyecto que lidera Presidencia para producir más maíz en México”, agrega Puente.

Para el próximo año el objetivo era aumentar en 2 millones de toneladas la producción para reducir la importación, sin embargo, con esta iniciativa se muestra un retroceso y “genera la duda” para el sector.

El CNA también propone tener una definición correcta de maíz nativo, pues argumenta que el texto aprobado por el Senado hace una incorrecta interpretación del artículo 3 de la Ley Federal de Producción, Certificación y Comercio de Semilla, ya que este artículo se refiere a “semilla básica” que es una semilla mejorada. Es decir, si no se corrige la definición, la Ley no serviría para proteger a los maíces criollos mexicanos, porque estarían excluidos de la definición de Maíz Nativo de la misma Ley.