Impulsan proyecto en Huajuapan para generar abono orgánico a partir de desechos

Los residuos de podas y desechos orgánicos que llegan al CITRESO se procesan para producir abono mediante las técnicas de lombricomposta y compostaje: RJSS.

Por Agencia IGAVEC

Huajuapan de León, Oax.- En esta ciudad se impulsa el proyecto de generación de abono orgánico y humus de lombriz roja californiana aprovechando ramas de podas de árboles y desechos orgánicos que llegan al Centro Integral de Tratamiento de Residuos Sólidos (CITRESO).

La acción se promueve a través del Departamento de Microindustrias y Recuperación de Materias Primas y la Regiduría de Infraestructuras, Ordenamiento Territorial y Urbano del Ayuntamiento de Huajuapan.

Se dio a conocer que los residuos de materia orgánica como: ramas, troncos, fruta y plantas que se desechan de podas y de limpias realizadas en colonias, sirven de insumo para crear abono orgánico. Con la ayuda de una picadora se pulveriza la materia orgánica que se añade a la materia de compostaje. También se agrega ceniza del incinerador que utiliza el Rastro Municipal, melaza y carbón; y se mezcla para iniciar el proceso de transformación de la materia orgánica.

Raymundo Jesús Salmerón Santiago, titular del Departamento de Microindustrias y Recuperación de Materias Primas, explicó que en la etapa de descomposición de la materia orgánica se eleva la temperatura de la mezcla, por lo que cada tres días se humedece y rota la materia, asimismo, se tapa con plástico. Explicó que la ausencia de temperatura en la mezcla es el indicativo de que el abono está listo; y el proceso final es dejarlo madurar en estanques para, finalmente, acopiarlo para su comercialización.

“Es importante destacar que los desechos orgánicos utilizados para este proyecto ya no ingresan al CITRESO. Estamos utilizando ramas, pastos y remanentes orgánicos, acá lo aprovechamos”, indicó.

Explicó que, además, se ha destinado un lugar para la producción de humus por medio del proceso de lombricomposta, cuyo principal insumo es la lombriz roja californiana que se alimenta de residuos orgánicos que se mantienen húmedos para crear un ambiente propicio que permita obtener el abono orgánico que se utiliza principalmente para nutrir plantas y hortalizas.

Detalló que inicialmente se adquirieron siete kilos de lombriz y a la fecha se cuenta con una población de 50 kilos, sin embargo, aún es necesario propiciar que se reproduzcan más lombrices para que el próximo año se pueda ofertar la lombriz y el humus.

“Además de favorecer la reproducción de las lombrices, en este proceso se generan lixiviados, que es un fertilizante líquido. El abono producido por este método tiene mayores nutrientes que el producido sólo con materia orgánica y, del mismo modo, se busca comercializarlo al público en general”, apuntó.

Finalmente, dio a conocer que este proyecto contribuye al cuidado del medio ambiente y busca generar empleos con un modelo sustentable que genere beneficios económicos para quienes están a cargo de esta actividad productiva.