Egresado del Cobao motiva a la comunidad estudiantil con su historia de éxito

El artista plástico, Diego Enríquez, egresado del Cobao plantel 33 Loxicha, impartió pláticas motivaciones en planteles de Puerto Escondido y San José del Progreso.

Oaxaca de Juárez, Oax.- El artista plástico, Diego Enríquez Matías, egresado del Colegio de Bachilleres del Estado de Oaxaca (Cobao) plantel 33 Loxicha, impartió pláticas motivaciones en los planteles 66 Puerto Escondido y 55 San José del Progreso, con la finalidad de impulsar a la comunidad estudiantil a cumplir sus sueños.

Su paso por el Cobao le otorgó dos campeonatos regionales en ajedrez, y la oportunidad de desarrollarse académicamente, por ello, sintió la necesidad de motivar a las y los estudiantes de la región Costa; compartió su historia de vida, además de trasmitir sus conocimientos a jóvenes que quieran dedicarse a las artes.

Diego actualmente estudia la Licenciatura de Artes Plásticas y Visuales en la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), en donde adquiere mayores herramientas para perfeccionar su técnica.

Sus obras que parecen retratar cada figura, forma, textura y sombra, han sido expuestas en diferentes galerías del país, incluso ha logrado vender su trabajo en el extranjero. “Sí puede lograr lo que uno sueña, con constancia, disciplina y mucho esfuerzo”, fue el mensaje que  Diego Enríquez dio a la comunidad estudiantil del Cobao.

Sobre su trabajo artístico explica “dicen que las cámaras profesionales ya pueden hacer lo que uno hace con las manos, pero una obra con esta técnica -Hiperrealismo – puede llevarse hasta treinta horas, implica las posiciones del cuerpo humano sobre el movimiento, la sombra y la escala de grises”.

El joven es una promesa oaxaqueña, que poco a poco se va abriendo camino, recientemente realizó una obra donde plasma el rostro del Maestro Francisco Toledo, la cual causó impacto y rápidamente fue adquirida por un coleccionista.

 “Cada proyecto que realizo me hace crecer como artista, me hace entender y me hace evolucionar. Quiero saber hasta dónde soy capaz de llegar, quiero saber hasta cuánto puedo innovar, cuánto puedo aprender y que el proceso me sorprenda”, concluyó.