Viven oaxaqueños el fervor por la Virgen de Guadalupe

Viven oaxaqueños el fervor por la Virgen de Guadalupe

Con procesiones, flores y veladoras veneran a la inmaculada virgen en su día.

De la Redacción

Oaxaca, Oax.- Desde temprana hora niños vestidos de indígenas en brazos de sus madres visitan la iglesia de Guadalupe del estado de Oaxaca para venerar a la inmaculada.

Vestir a los niños como el primer hombre que vio a la Virgen de Guadalupe es una tradición que desde hace años se vive en Oaxaca por parte de los creyentes católicos; como una forma de rendir culto a la imagen.

Procesión en el Centro Histórico de Oaxaca por la Virgen de Guadalupe | Foto: Estación Foto

Calzón y camisa de manta, paliacate, sombrero, huaraches y bigotes pintados es como visten madres oaxaqueñas a sus hijos, ataviados a la usanza de la época en que la Virgen se le apareció al beato Juan Diego; y las niñas son vestidas con falda, blusa y trenzas, representando a una mujer indígena.

Desde este miércoles, las peregrinaciones comenzaron a llegar al santuario ubicado en el Paseo Juárez El Llano, donde cientos recurren a la virgen para agradecer y pedir su intervención para aliviar sus penas.

Las flores y veladoras como una forma de regalo a la Virgen considerada la Patrona de México no pueden faltar, esto, como una forma de agradecer los milagros cumplidos.

Adoran oaxaqueños imágenes de la Virgen de Guadalupe | Foto: Carolina Jiménez

El santuario localizado en el Centro de la Ciudad fue erigido en el año de 1658 y de acuerdo con la arquidiócesis de Oaxaca, la Iglesia de Guadalupe de la ciudad de Oaxaca es uno de los templos más antiguos en todo el país y el realizar este tipo de culto a la imagen tiene casi la misma temporalidad.

Después de hacer una larga fila para ser bendecidos los niños y niñas, el disfrutar de la verbena instalada a las afueras de la iglesia se convierte en la recompensa de los pequeños.

La foto del recuerdo de las indígenas y Juan dieguito montados en un burro no puede faltar.

Peregrinación a la Iglesia de Guadalupe, en la Verde Antequera | Foto: Estación Foto