martes, agosto 16, 2022

El basquetbol transforma a los triquis

Destacadas

* Niños normales que juegan impulsados por grandes sueños se encuentran de gira por la península yucateca.

Vía Territorio Sore

Los “Guerreros de la Montaña” llegaron Mérida con la intención de enseñar en Yucatán sus enormes ganas al jugar básquetbol y en querer ser alguien en la vida.

Se les pudo ver tímidos, cohibidos, por todos los ojos que tuvieron encima como en cada evento al que asisten, ya que quieren conocerlos, saber la historia que los ha llevado desde lo más profundo de la mixteca alta  hasta Argentina, Dominicana, Estados Unidos y muchas partes de México.

Sin embargo, al ingresar a la cancha, los pequeños se transforman y se nota enseguida que sólo piensan en divertirse y mostrar lo que han aprendido durante el programa integral que el entrenador Sergio Zúñiga ha puesto en marcha en la comunidad triqui de Oaxaca, y que ahora tiene trascedencia mundial.

“Es muy bonito el apoyo de todas estas personas y gracias a los niños por recibirnos con este ánimo. Estamos agradecidos, en verdad se siente bonito y es una inspiración para nosotros, a la hora de saltar a la cancha”, dijo Jesús Váldez González, el único del equipo que ganó el Festival Internacional de Mini Básquetbol en Argentina y vino a Mérida, ya que los demás integrantes no pudieron por cuestiones de estudio.

Los que llegaron son igual niños y niñas que viven en la comunidad Triqui de Oaxaca, y también han asistido a eventos internacionales.

Los niños oaxaqueños se mostraron agradecidos y felices cuando les entregaron sus medallas, pero sobre todo, divertidos cuando entraron a la cancha y mostraron su técnica.

Lo anterior resultó suficiente para que los alumnos del Rogers se acerquen a ellos y los reten a una cascarita, sin importar reglas, ni nada, sólo un juego de niños.

“Nos ha cambiado la vida este programa de básquetbol, porque no sólo mejoramos en lo deportivo, sino en lo educativo, ya que uno de los requisitos es tener buenas calificaciones”, dijo Jesús, quien por la tarde jugó descalzo, igual que otros chicos oaxaqueños.

Con todo lo que han visto, los niños y niñas triquis sueñan con seguir en el baloncesto, y a través del deporte conseguir becas para estudiar y ser hombres de bien, aunque igual para ser jugadores profesionales.

“Todo esto me permite soñar en cumplir uno de mis grandes anhelos: ser basquetolista profesional”, dijo el pequeño triqui.

Jesús les envió un mensaje a los niños de comunidades mayas, en el que enfatizó que lo que han conseguido es porque se esforzaron para ser mejores y ellos también pueden lograrlo. “No se rindan, nunca hay que rendirse”.

Noticias relacionadas

Noticias recientes