martes, agosto 16, 2022

De correr para vivir y vivir para correr

Destacadas

* Tras casi una década en el atletismo de élite, el keniata Joel Siree dedica parte de su entrenamiento a transmitir sus conocimientos en Oaxaca

Territorio Score

Los corredores keniatas encontraron en el atletismo un modo de sobrevivencia, puesto que el monto económico que se llevan a casa en cada carrera es la única manera con la que cuentan para sacar adelante a su familia.

Muchos de ellos han emigrado del continente africano a diversas latitudes, en donde han destacado al aprovechar sus condiciones físicas con las que fueron dotados y que los lleva a sobresalir en diferentes latitudes

Joel Siree no siempre fue atleta, el keniata nació en el campo, por lo que para llegar a la escuela tenía que caminar o correr una distancia aproximada de 30 a 40 kilómetros, además, estaba acostumbrado a andar descalzo porque su familia no tenía dinero para comprarle calzado

La falta de recursos en su familia le impidió continuar sus estudios de nivel superior, lo que lo obligó a dedicarse de lleno a una de sus grandes pasiones desde niño: el atletismo de fondo, una de las formas más comunes y tradicionales en ciudadanos kenianos para sobrevivir.

El atleta llegó a México hace menos de una década procedente de Kenia. Originario de la tribu Pokot de Kapenguria, el corredor comenzó a despuntar en el atletismo de élite, lo cual lo llevó a incursionar en diferentes competencias al sur del país.

En el 2009 corrió el Maratón de París, Francia, en donde consiguió el tercer lugar con un tiempo de 2 horas 8 minutos. En ese mismo año tomó parte en el Maratón de la Ciudad de México, en donde culminó en el cuarto sitio con registro de 02:16¨.

Joel Siree comenzó a correr en justas atléticas en Oaxaca en el 2010, a partir de entonces su presencia fue más frecuente hasta tomar la decisión de radicar en esta ciudad, donde actualmente entrena y transmite sus conocimientos a quien busca destacar en esta disciplina.

“Oaxaca es muy agradable para nosotros, tenemos muchos lugares en donde se puede entrenar y trato de regresarle al atletismo lo mucho que me ha dado”.

El atleta de fondo se ha encariñado con Oaxaca y tiene el deseo de poder formar una escuela para fomentar el atletismo y que las nuevas generaciones puedan aprender las técnicas de esta disciplina.

Actualmente, Siree se repone de una leve lesión en y su compromiso es volver en el 2014 a la élite del atletismo que lo ha llevado a figurar en las principales atléticas del sureste del país.

A pesar de las condiciones físicas que posee, Siree no se considera diferente a los atletas mexicanos, pues señala que todo éxito se debe a sus arduos entrenamientos.

“Yo soy normal, no tengo nada de diferente a nadie, si aguanto en las carreras es porque me entreno fuerte, eso es lo que hace la diferencia”, finaliza

Noticias relacionadas

Noticias recientes