Con gastos innecesarios los jóvenes no aseguran su vejez

Por Yara Amallely Morales Aguilar*

La vejez, esa edad a la que todos llegaremos y en la que la juventud no queremos pensar porque somos chavos. Diariamente, los jóvenes desaprovechamos las oportunidades a nuestro alcance para destinar parte de nuestros fondos económicos para el futuro, específicamente la vejez. Así pues, culpamos al gobierno por no dar apoyo a la población de la tercera edad o a las instituciones por no ofrecer oportunidades a este sector.

Jorge Galvis, director de Negocio Masivo de Old Mutual México, asegura que la capacidad de ahorro de un joven es limitada por el consumismo.

“Los jóvenes están expuestos a un modelo de consumo muy agresivo, donde ellos buscan estar bien a nivel social, lo cual implica que gasten más de lo que realmente poseen”, afirma. No sólo gastamos más de lo que poseemos, invertimos en cosas innecesarias.

La lista la encabezan los gastos hormigas, en específico el consumo del alcohol y el cigarro. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), América Latina es la segunda región del mundo, después de Europa, donde más se consume alcohol y México ocupa el lugar número 10 en Latinoamérica. La OMS reporta que en el país, en el 2010, los hombres mayores de 15 años consumieron un promedio de 18 litros, mientras que las mujeres 5.7 litros en el mismo segmento de edad.

¿Es primordial que los jóvenes destinen su dinero para consumir 18 litros de alcohol al año, entre cerveza, whisky y vodka, (lo que más se consume)? ¿Cuánto dinero gastan en este mal innecesario, la causa principal de muerte en la juventud? Si ese gasto se destinara al ahorro, ¿cuánto capital no habrían ahorrado al llegar a los 60 años?, sobre todo si consideramos que se empieza a una edad temprana.

El cigarro tampoco es un producto de vital importancia, en abril pasado la Secretaría de Salud, a través de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), alertó sobre el incremento de consumo de tabaco en jóvenes de entre 12 y 17 años; bajo la misma lógica del alcohol, si los 17.3 millones de fumadores en México, invirtieran en prepararse para la tercera edad, en vez de destinar recursos a comprar un accesorio que les ingresa al cuerpo más de 4 mil sustancias tóxicas, ¿cuánto dinero no tendrían al llegar a la jubilación laboral?

Otro gasto innecesario es comprar ropa de marcas reconocidas, un reportaje publicado en El País llamado Ropa de lujo ‘Made in China’, asegura que grandes marcas recurren a las fábricas asiáticas para abaratar costes, pero no siempre bajan los precios al consumidor final. Por lo tanto, aun cuando estas firmas tienen su esencia de exclusividad y alto precio ¿Cuál es la lógica de comprar ropa a un costo tan alto cuando, en ocasiones, se elabora con la misma materia prima, bajo el mismo techo y por las mismas manos que las marcas no reconocidas? Si alguna vez hemos gastado en ropa de firmas exclusivas o constantemente invertimos en este rubro, ¿cuánto ahorraríamos si ya no destináramos nuestros fondos a comprar ropa de marcas famosas? ¿No podríamos reservar este dinero para la vejez?

¿Cuál es el resultado de gastar más de lo que poseemos e invertir nuestro dinero en cosas innecesarias? Según la CONDUCEF, en el 2014, a más de la mitad de los jóvenes de entre 15 y 29 años no les sobraba el dinero al llegar el fin de mes.

¿Culpar al gobierno? La Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (AMAFORE), reveló en una encuesta realizada en septiembre de 2014, en estudiantes universitarios, trabajadores activos y adultos en edad de retiro, que la gran mayoría de los mexicanos no planean, ni ahorran para su retiro. Los Fondos para el retiro, serán los mayores inversionistas en 2016, o en otras palabras, el sistema de pensiones del país ha sido financieramente viable por los altos rendimientos obtenidos, por lo tanto a un mexicano sí le conviene ahorrar en su AFORE para la vejez, pero no lo hace. Esto, aún cuando el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República acaba de realizar una investigación en un intento de aprobar el incremento de la aportación para el retiro entre 13% y 15% y hacer del acceso a una pensión de retiro, un derecho constitucional.

Las oportunidades de ahorrar desde la juventud, para la tercera edad, están ahí, en frente de nosotros. Podemos consumir alcohol y tabaco con frecuencia, comprar ropa de marcas reconocidas, vivir al día, holgadamente, porque nadie nos debe decir cómo gastar nuestro dinero. Pero seamos coherentes, haciéndonos responsables de nuestras decisiones, sin culpar al gobierno o al sistema por responsabilidades que nos tocan y después no nos sorprendamos si nos falta el dinero. Ó bien, empecemos a ahorrar ahora y cambiemos nuestros hábitos. Nos debemos preparar para la vejez porque vivimos en un país donde según la CONDUCEF, 10 de cada 100 habitantes tienen 60 años o más y se encuentran en una situación desfavorable al no contar con un fondo de ahorro para su retiro.

_______________

* Estudiante de la carrera en Ciencias de la Comunicación de la Universidad del Mar Campus Huatulco.