Busca ‘Salvando Vidas A.C.’ cuidar la integridad física de los oaxaqueños

Ver caer a un invidente en un registro sin tapa, fue el accidente que causó que Manuel Chávez y su familia crearan la Asociación Civil Salvando Vidas.

Se trata de un grupo de personas que motivados por este hombre de oficio sastre y su esposa, comenzaron desde hace año y medio a tapar todos los registros de luz o agua que hay en la ciudad de Oaxaca y que por la situación en que se encuentran, se han convertido en un peligro para las personas que transitan por el área donde existe este tipo de problemas.

Mujeres y hombres de esta asociación, comienzan a trabajar cuando ven en la calle el problema y luego de reportes que hacen los usuarios en su red social de facebook, Grupo: Salvando Vidas. Oaxaca.

Primero, y para evitar lo antes posible un accidente, colocan una tapa provisional de madera, posteriormente, 15 días después, es puesta la tapa definitiva hecha de concreto.

A lo largo de año y medio de labor, Manuel Chávez y su equipo de voluntarios han logrado instalar más de 115 tapas, principalmente en el Centro Histórico de la Capital.

La nobleza de Manuel ha motivado a más de 10 personas para que junto con su familia se unan a esta causa que él considera una forma de demostrar amor por Oaxaca.

“Hemos sabido que hay personas que han caído y pierden toda agilidad, y caen muy fuerte y se han lastimado el rostro, no han dicho y entonces es muy peligroso cuando la tapa está en mal estado y por eso nosotros tratamos de darle solución, ayudando a la ciudadanía de esta manera”, dijo.

La iniciativa de Manuel Chávez también ha llegado a retirar tornillos donde antes hubo un poste de luz, y que ha logrado percibir que con el tropiezo con uno de ellos las personas pueden sufrir serios accidentes, igualmente del sellado correcto con cemento de alcantarillas o las mismas tapas de registro que no se encuentran bien instaladas y pueden provocar un accidente para los transeúntes.

Aparte de esta labor, Salvando Vidas busca hacer conciencia del cuidado de la naturaleza, instalando pequeños letreros en los árboles, invitando a cuidar el medio ambiente.

Para Manuel Chávez y su grupo no ha sido fácil, ya que es de sus propios recursos que logran obtener el material que necesita; son alrededor de 400 pesos lo que se gastan por cada tapa, asegura.

Sin embargo, a pesar de los problemas económicos que puedan limitarlo, Manuel Chávez asegura que se siente contento por la labor sin interés político o económico que realiza, todas vez que cada que pone una tapa, quita un tornillo o coloca una invitación a cuidar el medio ambiente, sabe que está salvando vidas.