miércoles, agosto 17, 2022

¡Oaxaca sigue enamorando!

Destacadas

A 87 años de su primera edición

* Con un Auditorio Guelaguetza pletórico, se vivió el primer Lunes del Cerro en un ambiente de paz y alegría.

 

Por Ivet Mendoza

Oaxaca, Oax.- ¡Por fin llegó el día! El primer Lunes del Cerro fue una realidad, y como desde hace 87 años, se vivió a flor de piel por la historia que desprende y por medio de ella trasladarse al Oaxaca antiguo mediante la muestra de sus danzas que los pueblos se rehúsan a perder.

Las chirimías se dejaron escuchar en el repleto Auditorio Guelaguetza, para dar paso a la presencia de la Diosa Centéotl, a quien de acuerdo con la historia, es por ella que los indígenas se reunían para venerar y pedir o dar gracias por la buena cosecha; este año es representada por Lilia López Hernández, originaria de Loma Bonita.

Después de que la Diosa del Maíz se instaló entre la multitud, la banda resonó en el recinto, eran las Chinas Oaxaqueñas de Doña Casilda, con sus enormes canastas de flores y sus amplias faldas de colores; estas mujeres son las encargadas de abrir las Guelaguetzas, porque su convite y Jarabe del Valle que son acompañados de faroleros, chirimiteros, tamborilleros y los monos de calenda anuncian que hay una gran fiesta en alguno de los barrios de la Verde Antequera.

Las Chinas Oaxaqueñas tienen como antecedente su primera participación en la Guelaguetza el 5 de febrero de 1957, y en esta edición su participación no pudo faltar.

Siguió la región del Istmo de Tehuantepec, que se hizo presente en la Rotonda de las Azucenas con Chicapa de Castro, que por primer ocasión mostró al mundo su esencia cultural.

Chicapa recreó “El rapto”, acto donde el novio convence a la mujer para fugarse a la casa de él, simulando un rapto. Posteriormente se efectúa la boda donde se realiza el tradicional «Mediu xhiga» o son de la cooperación.

Desde la Mixteca llegaron los representantes de la delegación de Chalcatongo de Hidalgo para ofrecer su música y baile en la edición matutina de la Guelaguetza 2019.

Chalcatongo de Hidalgo, es una de las cuatro delegaciones que por primera vez se presentan en la Rotonda de las Azucenas y lo hizo con la Danza de los Chilolos, baile de protesta que en la actualidad es una danza de carnaval.

De la región Mixteca los asistentes fueron trasladados a la Sierra Sur con la presencia de la Villa Sola de Vega, que llegó para contagiar de alegría con su Fiesta Solteca, donde las chilenas levantaron los aplausos de turistas y oaxaqueños.

En esta comunidad se acostumbra bailar en las diferentes festividades “El Jarabe de la Rosa”, sin faltar el tradicional mezcal tobalá, bebida distintiva de esta población.

Siguió Huautla de Jiménez con sus sones mazatecos, uno de ellos, “Flor de Naranjo”. Para este baile las mujeres portan su hermoso huipil de gala brocado con hilo de seda sobre algodón hilado a mano y tejido con punto de cruz en telar de cintura.

En este 2019 la delegación de Huautla de Jiménez cumple 75 años de hacerse presente en el hoy, espectáculo turístico más gran de Oaxaca.

Esta comunidad es cuna de la reconocida María Sabina, curandera y chamán de la etnia indígena mazateca.

La nostalgia llegó con la Heroica Ciudad de Tlaxiaco al iniciar y concluir con la “Canción Mixteca” del compositor José López Alavez.

En el año 1991, la delegación de Sones y Jarabes de Tlaxiaco hizo su primera presentación en las fiestas de la Guelaguetza mostrando la cultura de la Mixteca.

Los “Jamás Conquistados” llegaron ante el escenario de la Guelaguetza 2019 para mostrar al mundo sus Sones y Jarabes Mixes.

Los danzantes de la etnia Mixe en la Rotonda de las Azucenas representaron la bendición para su bienestar en el hogar, el campo, hacia su persona y al Rey Konk hëy, quien es un ser místico que les prometió volver y continúan a su espera. La muestra concluyó con el Jarabe Mixe.

La danza de conquista no pudo faltar en la edición 87 de la Guelaguetza, que en esta primera presentación la Danza de la Pluma estuvo a cargo de la delegación de la Villa de Zaachila.

La Danza de la Pluma cuenta la conquista de México por los españoles, y de cómo la utilizaron como un medio de evangelización. Este baile está compuesto por dos grupos, el de Hernán Cortés y el de Moctezuma.

Mientras que la sensualidad y picardía inundó el auditorio a través de los sones de San Pedro Pochutla, tierra alegre que fascina con la belleza de sus mujeres.

¡La montaña atravesaron y el viaje fue inclemente, pero llegaron y Tuxtepec estuvo presente! Durante esta presentación miles de corazones latieron al ritmo de la inigualable Flor de Piña, que muestra la alegría de la mujer por la buena cosecha de este dulce producto.

Cabe mencionar que la región de Tuxtepec no contaba con un baile característico, y fue en 1958 cuando el gobernador de aquella época envió a la comunidad la partitura de la melodía «Flor de Piña» y la profesora Paulina Solís Campo fue la creadora de la coreografía. Hasta ahora es una de las delegaciones más esperadas en los Lunes del Cerro.

Después, San Pedro Comitancillo compartió su tradicional ‘Bajada de la flor de la montaña’ en honor a San Pedro Mártir, donde resalta la fe y la algarabía característica del Istmo de Tehuantepec.

Ocotlán de Morelos, tierra del “maestro del color”, Rodolfo Morales, presentó la llevada del guajolote, una arraigada tradición de los Valles Centrales de Oaxaca que consiste en una ofrenda típica en las bodas compuesta de pan, chocolate, panela, mole y el guajolote, sin dejar de lado el mezcal.

Según la tradición de Ocotlán de Morelos, cuando el novio va a casa de la novia los familiares del hombre deben llevar un presente, y si éste no está completo, se corre el riesgo que no se entregue la mano de la dama.

Mientras que, los jocosos sones y chilenas de Putla Villa de Guerrero dieron paso a una de las fiestas más importantes de la Costa, el Carnaval Putleco, donde convergen amuzgos, tacuates y mixtecos en una celebración multicolor donde los pobladores dejan volar su creatividad para elaborar vistosos trajes que encantan.

Con esta delegación cerró con broche de oro la edición matutina e inicio de la Guelaguetza 2019. Y como es tradición, todas las comunidades participantes subieron a la Rotonda de las Azucenas y en hermandad dieron gracias por este espectacular encuentro étnico.

 

Noticias relacionadas

Noticias recientes