• El decálogo del Turista Responsable incluye recomendaciones de cómo realizar tu pago de derechos, cuidar el patrimonio natural y cultural, tener cuidado con el manejo del fuego, respetar a las comunidades locales e identificar a los guardaparques, entre otros.

En México y en el mundo, los vacacionistas buscan nuevas experiencias relacionadas con los viajes que realizan; la mayor parte de ellos desea entrar en contacto con la naturaleza, apreciar de cerca los ecosistemas y fenómenos naturales.

Nuestro país es uno de los siete más visitados en el mundo, y uno de los 17 países reconocidos como megadiversos al albergar más del 10% de las especies del mundo en su territorio, colocándonos en un sitio privilegiado para la práctica del turismo de naturaleza, debido a la variedad de ecosistemas que alberga, desde experiencias de la alta montaña hasta mar abierto.

Tenemos 182 Áreas Naturales Protegidas (ANP) federales y alrededor de 100 de ellas tienen impresionantes espacios para la práctica del turismo de naturaleza, además de reunir condiciones de seguridad e infraestructura que permiten practicar actividades variadas como caminatas, buceo, bicicleta de montaña, paseos en lancha, jornadas de educación ambiental y observación de fauna.

Las actividades de turismo de naturaleza con mayor número de registro en las ANP con vocación turística son: observación de flora y fauna, caminata, senderismo interpretativo, paseos en lancha, pesca recreativa, fotografía rural, talleres de educación ambiental, kayakismo, ciclismo de montaña y snorkel.

Algunas de las ANP que actualmente cuentan con potencial para ser visitadas y disfrutar de la naturaleza de manera segura y sin causar impactos negativos a los ecosistemas y especies son:

  1. Parque Nacional Islas Marietas. (Nayarit)
  2. Parque Nacional Lagunas de Montebello. (Chiapas)
  3. Parque Nacional Grutas de Cacahuamilpa. (Guerrero)
  4. Parque Nacional Cascada de Bassaseachic. (Chihuahua)
  5. Reserva de la Biósfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar. (Sonora)
  6. Parque Nacional Huatulco. (Oaxaca)
  7. Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam. (Quintana Roo)
  8. Parque Nacional Cañón del Sumidero. (Chiapas)
  9. Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc. (Quintana Roo)
  10.  Parque Nacional Arrecifes de Cozumel. (Quintana Roo)

Cuando planees visitar una ANP, es importante informarse sobre las restricciones y recomendaciones para su acceso, estancia y recorridos, así como la cuota de acceso. Si eres un turista responsable no solo disfrutarás de forma segura los tesoros naturales de México, también contribuirás a su conservación apoyando a las comunidades locales que ofrecen sus productos y servicios turísticos.

Decálogo del turista responsable

  1. Contribuye a la conservación. Tu pago de derechos y la portación del brazalete aseguran la entrada a las Áreas Naturales Protegidas, contribuyes a la conservación de estas áreas. Si deseas participar activamente en la conservación contacta al personal, guías o guardaparques del área protegida.
  2. Cuida tu Patrimonio Natural y Cultural. Las Áreas Naturales Protegidas son el patrimonio de todos. Cuida a los animales y plantas evitando extraer, alimentar o molestar a cualquier especie. Respeta las zonas arqueológicas, fosilíferas y/u otros elementos del patrimonio cultural tangible.
  3. Cuidado con el fuego. El fuego es un riesgo potencial para los animales, plantas y habitantes del Área Natural Protegida ya que pueden causar incendios incontrolables. Por eso te recomendamos evitarlo o traer contigo cocinetas de gas. Utiliza únicamente las áreas destinadas especialmente para ello. Nunca dejes materiales que puedan provocar incendios, cuida y apaga tu fuego.
  4. Maneja responsablemente tus residuos. Si existen botes de basura úsalos, en caso contrario llévate tu basura por favor.
  5. Conoce y respeta a las comunidades locales. Gran parte del territorio de un Área Natural Protegida es propiedad de las comunidades o ejidos que viven dentro o alrededor de ella. Las comunidades y sus pobladores tienen costumbres y tradiciones que son muy interesantes, conócelas, valóralas y respétalas.
  6. Disfruta responsablemente las instalaciones y zonas de uso público.Pregunta por las instalaciones y zonas de uso público, estas son para que las disfrutes responsablemente y no causes impactos negativos. Utiliza los senderos que existen y no abras nuevos caminos. Respeta las señalizaciones.
  7. Respeta a otros visitantes. Recuerda que otros visitantes quieren disfrutar las Áreas Naturales Protegidas ahora y en el futuro. Respete a los demás visitantes evitando el ruido excesivo o destruyendo lo que hace especial a esta área. Si observas conductas inapropiadas de otros visitantes, avisa a un guardaparque.
  8. Elije el equipaje y la vestimenta ideal. Averigua el clima que encontrarás en el Área Natural Protegida y elije tu ropa acorde al pronóstico del tiempo.
  9. Respeta los caminos de acceso. Evita llevar tu vehículo más allá de los sitios autorizados, éstos deterioran el suelo y la vegetación. No los introduzcas en zonas de conservación.
  10. Por tu seguridad conoce a los guardaparques. Regístrate al entrar a las Áreas Naturales Protegidas, avisa sobre las actividades que vas a hacer por tu seguridad y en casos de emergencia. Obedece las indicaciones y recomendaciones que te haga el personal del área para evitar accidentes.