Instalan altares de las 8 regiones en la biblioteca pública de Oaxaca

Óscar García | Quadratín

Oaxaca, Oax.- Ocho altares representativos de las regiones de Oaxaca se instalaron en la Biblioteca Pública Central Margarita Maza de Juárez, con motivo de las celebraciones del Día de Muertos en la ciudad de Oaxaca. Colocados en el patio y pasillos de la biblioteca pública central, los altares representan lo más característico de las 8 regiones de Oaxaca.

Los arcos, la fruta, el incienso, las imágenes, entre las que ocuparon la de doña Arcelia Yañiz, pueden disfrutarse. Este miércoles acudieron niños de diferentes escuelas, que fueron conociendo los diferentes ritos en torno de la muerte.

En los altares se pueden observar los platillos típicos de casa una de las regiones, que les colocan a  sus difuntos como ofrenda el día 1 y 2 de noviembre. Representando a la  región del Istmo, el altar de Santo Domingo Tehuantepec, presentó su altar de las siete gradas que simbolizan los siete pecados capitales; dentro de los elementos se encuentra un  crucifijo, además de las  velas de cebo y la luz para encontrar su regreso en la obscuridad.

La Mixteca estará representada por el altar de  Santiago Juxtlahuaca, cuyo altar se identifica con una cruz de tierra que acuña la frase “Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás”, reza la frase, además de platillos como el pozole, los tamales, el tradicional mole. Miahuatlán de Porfirio Díaz representará a la Sierra Sur, con un altar que tiene un arco de caña, forrado de viruxe, cempasúchil, frutas y dulces rellenos con miel de anís.

En la mesa, se colocan tres escalones, en el nivel inferior están las ofrendas: pan de yema, mole, mezcal, agua, cigarros, tamales, chocolate en tablillas y figuras, fruta. La región Costa estará representada por Santa Catarina Juquila y su ofrenda, son panes grandes que representa a cada miembro de la familia que ya se ha ido, acompañado de mole negro o colorado, tamales, elotes hervidos, tortillas. El altar de la Sierra Norte se representará con San Pablo Macuiltianguis cuyo altar tendrá un guisado negro y mole rojo de guajolote o pollo, tamales, chayotes cocidos, atole, tortillas y el pan de muerto hecho de manera artesanal y que representa la eucaristía.

La región del Papaloapan representado por Loma Bonita, con su ofrenda  de  caldo de gallina, acompañado con imágenes religiosas, veladoras, papel picado y flores. Los valles Centrales, San Pablo Villa de Mitla con su altar con pan de muerto, marquesote, bollo que se realiza únicamente para los difuntos. La Cañada estará presente con Huautla de Jiménez,  su ofrenda sobre una mesa cuadrada, simbolizando los cuatro puntos cardinales; también contará con carrizos formando arcos que llevan hacía el camino de la vida y el otro a la muerte; así como adornado con seis ramos de flores de cada lado, copal, que sahúma la estancia y las velas que alumbran el camino de los difuntos.

Cada uno de los altares titulares están representados por una mujer célebre, Tehuantepec dedicará el altar a Doña Juana Cata; Mitla a la princesa Donají; Juxtlahuaca a Petrona Mori; Loma Bonita a Antonia Labastida; Huautla a María Sabina; Juquila a Francisca Flores; Macuiltianguis a Margarita Maza y Miahuatlán a doña Arcelia Yañíz, quien fue directora de este recinto.